Editorial

 

"El hombre no manda a otro hombre; la ley los manda a todos"

 

Una vez más, culmina otro volumen que atesorará en la historia editorial de la salud pública en Vueltabajo, los esfuerzos de autores, asesores y editores, que reflejan en un diversificado y amplio espectro de artículos, el quehacer científico, superando en no pocas ocasiones, adversidades tecnológicas y humanas a favor del desarrollo de la ciencia.

En una variada selección de trabajos de autores de centros de salud y de otras instituciones, se proponen temas de la ciencia que promueven la calidad de vida de la población y su bienestar, innovaciones tecnológicas y valoraciones del desempeño de numerosos colectivos en los niveles de atención médica y otras áreas del conocimiento, con la opción del intercambio necesario entre autores y lectores que permita el incremento del nivel científico intersectorial y amplio que requiere la sociedad.

El año transcurrido, planteó retos por causas diversas que entre otras acciones, ha motivado la renovación de parte del equipo editorial y una mayor participación de las nuevas generaciones en el desempeño editorial, garantes de la calidad y de una prometedora fuente capacitada como fortaleza de una Universidad Médica pinareña certificada; a unos, el imborrable recuerdo que dejaron plasmado en su obra, a otros, el merecido reconocimiento por tantos años de dedicada labor, para todos, el reto de la buena memoria y ser cada día fieles a su legado por una ciencia con calidad.

El Grupo Editorial, inmerso en el proceso constituyente que vive la Universidad como nuestro pueblo ofreciendo como ciudadanos criterios y proposiciones que enriquecerán la redacción de la Constitución en medio de la ratificada solidaridad internacional en foros mundiales, desea dejar constancia de este trascendente hecho histórico cubano con una participación activa, seguros que la nueva Carta Magna recogerá los aportes para que todos seamos activos promotores del respeto a la legalidad, principio fundamental para, en un entono saludable, disfrutar del bienestar que la sociedad necesita.

El presbiterio Félix Varela, el primero que nos enseñó a pensar, escribió unas reflexiones sobre la necesidad de formar y practicar el respeto y la responsabilidad ciudadana: "El hombre no manda a otro hombre; la ley los manda a todos", es el mejor modo de avanzar en el desarrollo de la sociedad que debemos contribuir a formar para, como expresara el Líder Histórico de la Revolución: "... la constitución que se apruebe sea para cumplirse rigurosamente".

 

Dr. Joaquín Hilario Pérez Labrador
Director editor
editorialpr@infomed.sld.cu

El presbiterio Félix Varela, el primero que nos enseñó a pensar, escribió unas reflexiones sobre la necesidad de formar y practicar el respeto y la responsabilidad ciudadana: "El hombre no manda a otro hombre; la ley los manda a todos", y como expresara el Líder Histórico de la Revolución: "... la constitución que se apruebe sea para cumplirse rigurosamente",es el mejor modo de avanzar en el desarrollo de la sociedad que todos debemos contribuir a formar.



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.