OBITUARIO

 
Joaquín Hilario Pérez Labrador
 PDF
 
Omar Medardo Martín Sánchez
 PDF
 
Joaquín Hilario Pérez Labrador
 PDF
 
Joaquín Hilario Pérez Labrador
 PDF
 
Joaquín Hilario Pérez Labrador
 PDF  XML
 
Dr. Juan Bartolomé Torres Ruíz
Jorge Naranjo Ferragurt
 HTML  PDF
 
Dr. Marco Antonio Montano Díaz
Joaquín Hilario Pérez Labrador
 HTML  PDF
 
DrC. Rafael Ángel García Portela
Joaquín Hilario Pérez Labrador
 HTML  PDF
 
Obituario

Durante el periodo vacacional la comunidad médica recibió con sorpresa la noticia del fallecimiento de cuatro profesionales pinareños por causas diversas, todos con hojas de vida de dedicación productiva a las labores de la salud de nuestro pueblo.

Con desempeños en la asistencia, la docencia e investigación y la dirección, participación en eventos científicos es justo rendir este homenaje para conservar de esta manera su recuerdo en la memoria histórica de la Universidad que los vio crecerse en el tiempo y llenar sus senderos vitales con resultados que dejaron su huella entre colegas, discípulos, amigos y pacientes que recibieron su atención en diversos momentos de su carrera.

Sirva esta mención de homenaje a su trayectoria y una muestra de condolencias de sus compañeros a sus familiares y amigos más allegados.

Dr. José Manuel Almeida Lorente

Nacido en Candelaria, antigua provincia Pinar del Río se gradúa en 1977 como médico, más tarde se especializa en Psiquiatría. Laboró en varios centros asistenciales y se desempeñó como director del Hospital Comandante Pinares de San Cristóbal durante varios años. Cumplió misiones internacionalistas y laboró en el área de la Dirección de Colaboración del Minsap. Fallece victima de cáncer en el mes de julio.

Dr. Orlando Martínez Hernández

Natural de Pinar del Río, se gradúa como médico en 1977, especializado en  Cardiología laboró en el Hospital Pediátrico Docente Pepe Portilla de Pinar del Río. Cumplió misión en la República Popular de Angola por su especialidad. En el momento de su fallecimiento en agosto, estaba acogido a su jubilación.

Dra. Mayra Torres Fernández

Nació el 23 de mayo de 1953 en la ciudad de Pinar del Río, se gradúa como médico en 1977 y se especializó en Epidemiología graduada en La Habana en 1986 desempeñando sus funciones en unidades de Higiene y Epidemiología en la provincia pinareña. Cumplió misión internacionalista en Venezuela donde colaboró con la Misión José Gregorio Hernández.  Profesora Asistente del departamento de Salud de la universidad médica pinareña, disfrutaba de su jubilación en el momento de su fallecimiento en  agosto del presente año.

Dr. Guillermo Fernández Govín

Natural de Consolación del Sur es graduado en 1977 como médico y años después se especializa en Gastroenterología. Laboró en los hospitales León Cuervo Rubio y Abel Santamaría Cuadrado de la provincia pinareña. Acogido a su jubilación fallece el pasado mes de agosto.

 

 

Joaquín Hilario Pérez Labrador
 HTML  PDF
 
Dr. Antonio Machín Arias

Dr. Antonio Machín Arias

19 diciembre 1947 - 1 de marzo de 2017

Natural de la ciudad de Pinar del Río, nace el 19 de diciembre de 1947 en el seno de una familia obrera. Su infancia y juventud se desarrolla en el escenario de Vueltabajo donde, al inicio de la Revolución participa en la campaña de alfabetización. En 1968 se traslada a La Habana para iniciar la carrera de Medicina en el histórico Instituto de Ciencias Básicas y Pre Clínicas Victoria de Girón.

En el propio año ingresa en la UJC donde integra el comité UJC del centro. Cursa el   tercero y cuarto año de la carrera en el hospital miliar Juan C Finlay donde dirige la asociación juvenil a nivel de institución. Como dirigente de la UJC se le plantea la necesidad de su traslado a Pinar del Río para la continuidad de los estudios y a la vez,  iniciar la estructuración de la Federación de Estudiantes Universitarios y  Unión de Jóvenes Comunistas, FEU-UJC, en la recién inaugurada sede universitaria  Hermanos Saíz Montes de Oca donde resultó electo su primer presidente hasta 1974.

Realiza el internado vertical en Ginecología y Obstetricia culminando sus estudios de pregrado en diciembre de 1974; graduado de doctor en Medicina es designado director del área de salud de Los Palacios y poco después, sub director de Asistencia Médica de la entonces Región San Cristóbal.

En ese período fue elegido miembro del comité provincial de la UJC para la atención al departamento de Educación Superior. Su graduación no impidió permanecer en las tareas del comité durante varios años más e ingresar en las filas del Partido Comunista en 1975.

Al iniciar el país la nueva división  político administrativa se le designa la dirección municipal de salud de Los Palacios hasta fines de 1977 cuando  es seleccionado  para cursar una maestría en salud  pública en México por la Oficina Panamericana de la Salud – OPS,  graduándose de máster y a su regreso, es  convalidado como Especialista en Administración de Salud. 

Designado en 1981 director del hospital provincial ginecobstétrico Justo Legón Padilla, es promovido a la dirección provincial de salud como jefe del departamento de Política de Salud y más tarde, al frente del departamento de Policlínicos y Hospitales, coordinador del Servicio Médico Rural y de Colaboración Médica al Exterior.

Cursó los estudios de Sistema de Dirección y Planificación de la Economía; la capacitación sobre Legislación Laboral e inicia como profesor, el curso Elemental de Metodología de la Investigación en el hospital ginecobstétrico.

En 1982 obtuvo la categoría docente de Instructor en la Facultad de Ciencias Médicas pinareña impartiendo Estadísticas Médicas y Administración de Salud transitando su categorización docente hasta alcanzar la de Profesor Auxiliar en 2010.

Una nueva tarea le espera en 1985 con un entrenamiento sobre Organización y Calidad de la Atención Médica y de Urgencia en la República de Hungría. Por su experiencia administrativa integró el equipo de trabajo del Minsap que efectuó un diagnóstico de salud en el área de planificación de salud en la República Cooperativa de Guyana.

En sus etapas de estudios de pre y posgrado, participó en numerosos eventos científicos internacionales, nacionales  y provinciales entre estos en el I Congreso de Administración de Salud celebrado en 1976 luego de asistir como invitado, al congreso internacional de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología FLASOG; y más tarde, como delegado en 1980,  al Primer  Congreso Nacional de Higiene y Epidemiología.  

Designado director municipal de salud de Pinar del Río el  24 mayo de 1976 dejó  un amplio historial de desempeño salubrista en un período pletórico de tareas y difíciles responsabilidades propias de la situación político económica que vivía el país  donde,  con su habitual estilo de dirección colaborativo con los equipos que le correspondió organizar y trabajar, supo salir adelante superando etapas escabrosas para la salud pública por las limitaciones  de recursos pero motivando a los colectivos de las áreas de salud, con su estilo de dirección y el entusiasmo revolucionario que lo caracterizó en todo momento.

Una vez más se le designa para otras tareas para su experimentada hoja de servicios en 1996 al ser nombrado jefe del departamento de Cuadro de la Facultad de Ciencias Médicas de Pinar del Río, y más tarde para cumplir labores en el exterior como representante de la Empresa de Servicios Médicos Internacionales de Cuba – Servimed,  en Chile hasta 2002.

A su retorno se reincorpora a sus tareas docentes en el departamento de Salud Pública de la facultad en el entonces Centro Provincial de la Escuela Nacional de Salud Pública CEPENSAP, donde desempeñó un destacado papel junto a su claustro en el desarrollo del Diplomado de Dirección de Salud para cuadros y reservas del sector. En esas actividades es nombrado director de Relaciones Internacionales de la universidad en el 2006 hasta el 2010, en que se designa para cumplir una colaboración en el exterior como decano de la Facultad de Medicina en la República de Guinea Ecuatorial, labor que cumplió con evaluación satisfactoria y misión cumplida que culmina en diciembre de 2012.

A su regreso, una nueva tarea le es aprobada, director de posgrado de la universidad médica pinareña, en la que se desempeñaba cuando decide para acompañar a su compañera de la vida e hijos en familia, acogerse a la jubilación en el pasado mes de enero.

Fundador del Capítulo Pinar del Río de la Sociedad Cubana de Salud Pública, acumuló numerosos reconocimientos y condecoraciones en sus productivos años como revolucionario y profesional de la salud. Se le otorga la condición de Profesor Consultante en diciembre de  2014, así andaba, siempre listo como un verdadero cuadro en la gestión sin cuestionamientos donde se le necesitó,  desempeñando sus responsabilidades con resultados satisfactorios y en disposición permanente para nuevas misiones.

En ninguna de esas tareas abandonó su papel de educador, la experiencia acumulada junto a su carácter afable y buen humor favorecieron su actuar permitiendo a colegas y discípulos el disfrute en los ejercicios docentes de tribunales de pregrado y del diplomado de salud para la preparación a cuadros y reservas del Estado, de su didáctica en temas de dirección para incentivar a los nuevos gestores, mostrando el adecuado marco ético y respetuoso de todo directivo en sus relaciones humanas como fue siempre su desempeño, en el cuidado a la institucionalidad ciudadana para aprender a asumir los riesgos  que demandan  la dirección y el desarrollo de la salud pública para el bienestar de la población cubana y por qué no, la de otros pueblos hermanos a los que también contribuyó a formar.  

Su disposición como directivo fue un ejemplo a perdurar  si su obra de vida es divulgada y promovida  dentro del  salubrismo cubano de hombres y mujeres como él; mientras, una asignatura seguirá pendiente, la de promover la obra de personas como el doctor Machín, que legan lo que siempre mostraron: disciplina  y  compromiso con la obra de la Revolución.

Los que vivimos el privilegio de acompañarlo  en sus compromisos profesionales y como ser humano,  compartiremos el intenso dolor de sus familiares pero debemos ser capaces de trabajar para conservar en la conciencia y el corazón de los trabajadores del sector, su práctica desinteresada como decisor por la salud  pública cubana.  

Una repentina enfermedad cerebro vascular fue la acusa de su perdida física. Despedimos al compañero, al maestro, comprometidos en inmortalizar su obra salubrista con las actuales y futuras generaciones de profesionales de la salud cubana. Parafraseando al Apóstol: “solo hay una cosa comparable al placer de hallar un amigo, el dolor de perderlo”. Descansa en paz, amigo, hermano.

 

 

 

Dr. Joaquín Hilario Pérez Labrador

Director Editor

editorialpr@infomed.sld.cu

 

 

 

 

 

Joaquín Hilario Pérez Labrador
 HTML  PDF
 
Lic. Salvador Sánchez García

Nace en la ciudad de Pinar del Río el 22 de julio de 1949 en una familia  obrera. Realiza sus  estudios primarios y de enseñanza media en la provincia y se gradúa de Bachiller en  el IPU Osvaldo Herrera de La Habana, luego ingresa en el Instituto Superior Pedagógico de Pinar del Río donde se gradúa en 1987 de Licenciado en  Educación, Especialidad Historia.

Una amplia trayectoria de más de 40 años como profesor, que inició en el Politécnico Forestal “Invasión de Occidente”  luego, en el Politécnico Tranquilino Sandalio de Noda; como metodólogo en la dirección provincial de educación y más tarde en la dirección provincial de salud pública hasta su ingreso en 1997 en el Politécnico de la salud Simón Bolívar donde se desempeñó hasta su deceso.

Un extenso currículo de estudios de posgrado, cursos y diplomados, y otros  impartidos como profesor coronan una destacada labor como Profesor Principal del Diplomado de Bioética replicado en varias ediciones, así como la impartición del módulo de Bioética en la maestría de Enfermería y en diplomados de otras especialidades.

La calidad profesional y humana unida a su experticia en Bioética, tuvo una suprema expresión en la autoría del Programa para la asignatura Ética y Bioética en Tecnología de la Salud presentado en el 2006 y más tarde, extendido al resto del país para la Educación Media y Superior.

Diplomado en Estrategias de Intervención para Cambios Organizacionales, en  Dirección de Salud, y en Bioética, fue el primer y único graduado de máster en Bioética de Pinar del Río.   Profesor Auxiliar y Consultante, participó en eventos nacionales y provinciales desarrollando una amplia línea de trabajos sobre Ética Médica en los perfiles ocupacionales de salud con reconocida  preparación como profesor de Bioética.

Por los estudios presentados obtuvo premios y diplomas como relevantes principalmente sobre los problemas profesionales de carácter ético legal en el desempeño del profesional de la salud y en los más recientes sobre el tema del envejecimiento de la población, además de su labor en la creación de un software educativo en el proceso de enseñanza  aprendizaje de la asignatura Ética  y Bioética,  inconcluso.

Entre la producción científica de su autoría lega varios que, a pesar del año de su elaboración, mantienen una vigencia extraordinaria: “Dilemas éticos  e importancia de la atención domiciliaria en la preparación del   tecnólogo de la salud”,  y “Repercusión ética del cuidador agotado en la calidad de vida de los ancianos” que merecen una lectura por su vigencia  salubrista.

Se desempeñó como asesor de la Comisión Provincial de Ética Médica (1995-2010), jefe desde 1995, de la Cátedra Provincial Multidisciplinaria de Bioética,  Profesor Principal de Ética y Bioética de Tecnología de la Salud  desde 2004 fue complementada con su desempeño como  autor y locutor de un escuchado espacio  semanal sobre Ética y Bioética en la emisora provincial de radio entre los años 2001 hasta el 2009, y de un programa en la televisión provincial hasta fecha reciente.

Recibió varios reconocimientos por el Mined, Educación Media Superior y el Minsap, uno de estos,  por más de 40 años  en la actividad docente dentro de las ciencias sociales.  Otorgada la condición especial de Profesor Consultante en 2014 se mantuvo en activo a pesar de su jubilación natural al año siguiente, ofreciendo como profesor cursos de Ética Médica en la Filial de Tecnología de la Salud Simón Bolívar”.  Su deceso, a causa de una sepsis respiratoria, acontece el 13 de agosto del actual año.

Su consagración como profesor se manifestó en cada escenario, su nivel de exigencia no distorsionó la relación con sus estudiantes y compañeros de labor, ofreciendo el mejor ejemplo, el de su experiencia en el campo de su especialidad, la Ética Médica,  manifestado en una sistemática atención al aspecto educativo y la formación ciudadana que pasa a la memoria de los que son recordados por su consagrada vida a la educación.  

 

Dr. Joaquín Pérez Labrador

Director editor

 

Joaquin Hilario Pérez Labrador
 HTML  PDF
 
Dr. Sergio Emilio Hernández López

Nace en Pinar del Río el 26 de junio de 1967 en Pinar del Río. Su padre el Dr. Sergio Hernández y su mamá, Juana López, Juanita, enfermera ambos con una destacada trayectoria en la salud pública pinareña.

Cursó sus estudios primarios en las escuelas Manuel Ascunce Domenech y Carlos Hidalgo de la capital  provincial. Continuó sus estudios en la Escuela Vocacional Federico Engels de Pinar del Río, hasta concluir el preuniversitario para ingresar en la Universidad de Ciencias Médicas de la provincia en 1985 hasta su graduación en agosto de 1991 con Título de Oro.

Es asignado para iniciar su trayectoria laboral a las Fuerzas Armadas Revolucionaria, formando parte del Ejercito Juvenil del Trabajo, donde se desempañó como Jefe del Puesto Médico de las dos unidades en donde radicó.

Comienza la residencia de Medicina General Integral  en 1993, la cual termina exitosamente en 1996 con la presentación de un trabajo vinculado con la nutrición en Pediatría.

Al concluir su residencia, por sus excelentes resultados es propuesto como Jefe del Grupo Provincial de Higiene de los Alimentos y Nutrición, en el Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología.

En 1999 sale a cumplir misión internacionalista en la hermana República Bolivariana de Venezuela y regresa en 2001 con excelentes resultados y una evaluación  satisfactoria como Coordinador del Estado Falcón.

En 2003 es promovido a vicedirector de Salud Ambiental del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología de Pinar del Río, momento en que comienza definitivamente su formación como cuadro del sistema nacional de salud. Esta definición lo lleva a ocupar cargos como director del centro provincial y como director de la Unidad Municipal de Higiene y Epidemiología de Pinar del Río.

Durante su trayectoria profesional participó en eventos nacionales e internacionales; por sus excelentes aportes y resultados en el trabajo recibió numerosas medallas y otros reconocimientos.

Consecuencia de sus inquietudes profesionales, decide matricular la residencia de Higiene y Epidemiología, graduándose como especialista de primer grado, como segunda especialidad.

El Dr. Sergio Emilio Hernández López, ya enfermo y por voluntad propia, se mantuvo hasta pocos días antes de su muerte, vinculado a su centro de trabajo, ofreciendo su modesta contribución para mejorar el estado de salud de los pinareños. En la noche del jueves 22 de septiembre de 2016, fallece víctima de cáncer de pulmón.

Sus compañeros no podremos olvidar el gran ser humano, padre, hermano, amigo y profesional que fue.

Yoel Padrón Vega
 HTML  PDF
 
Dr. Jesús Antonio Juan Rodríguez

Natural de Santiago de Cuba se gradúa en la Universidad de Oriente de doctor en Medicina en 1975 con un currículo de pre grado con excelentes resultados, premios y reconocimientos entre estos, el PREMIO del I Fórum Nacional Científico Estudiantil por la investigación “Citoquímica de la adenohipófisis durante la ontogénesis”  y la Orden Nacional FEU CUBA del deporte y la investigación en 1974.

Especialista de Primer Grado en Pediatría en 1981, de Segundo Grado en 1988 y en 1992 de Segundo Grado en Genética Clínica se convirtió en el primer pediatra del país en obtener ese título y el primero en Cuba en lograr esa doble certificación en la especialidad de Genética Clínica. 

Durante su desempeño laboral ocupó múltiples responsabilidades, algunas como director municipal de salud, vice director y jefe de servicio de Neonatología de hospital pediátrico, y como jefe del servicio de Clínica  de la Nutrición además de presidente del Comité de Prevención y Control de la Infección Hospitalaria en Santiago de Cuba.

En Pinar del Río desde 1984, ocupó cargos como vice director del hospital pediátrico provincial docente Pepe Portilla, director del policlínico de Especialidades Pediátricas, director del Centro Provincial  de Genética Médica (1989-1994) además de fundador, y jefe del servicio de Clínica Pediátrica del hospital provincial y del Centro Provincial de Retinosis Pigmentaria. Ocupó la jefatura del Grupo Provincial de Genética Clínica y del programa de Tecnología Avanzada entre 1986 a 1995.

Su actividad político sindical estuvo marcada por diferentes responsabilidades, secretario de la Unión de Jóvenes Comunistas  y Presidente de las Brigadas Técnicas Juveniles, obtuvo en tres ocasiones el Sello Forjadores del Futuro y fue Delegado a la IV Conferencia Nacional de las Brigadas Técnicas Juveniles en su provincia  natal.  En Vueltabajo, fue secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Ciencia por su hospital y delegado al I Congreso del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud donde resultó por su relevante desempeño electo miembro del Comité Nacional y Vanguardia Nacional en tres ocasiones. En 1980 ingresa en el Partido Comunista de Cuba.

En el perfil docente una amplia hoja de servicios destaca su condición de Profesor e Investigador  Auxiliar  con más de 25 cursos de posgrado muchos de ellos como profesor principal, más de un centenar de trabajos científicos presentados en eventos nacionales e internacionales algunos en otros países; tutor y asesor de 37 tesis para especialidad en Pediatría, Neonatología y Genética Clínica y 35 publicaciones en revistas certificadas cubanas y del exterior. Curso estudios de posgrado en Genética Humana en México, a donde regresó varias veces en funciones académicas participando por Cuba en eventos internacionales de la especialidad. Como Profesor Invitado  impartió cursos en la Universidad de Guadalajara y  en el Centro de Investigaciones Biomédicas de Occidente de México.

 Inició en 1980 el primer colectivo de profesores en la asignatura Genética Médica en Santiago de Cuba y luego en 1985 en la provincia pinareña donde hizo aportes a la caracterización de las causas genéticas de la ceguera, sordera y retraso mental en pacientes pediátricos aportando el primer estudio sobre la epidemiología mutacional  en defectos congénitos en recién nacidos y de la retinosis pigmentaria en la región pinareña.

Su área de investigación ha sido fundamentalmente la Clínica Pediátrica, en estudios de defectos genéticos en recién nacidos y las enfermedades genéticas en la provincia. Colaboró con el Profesor Orfilio Peláez Molina en el estudio de la genética de la retinosis pigmentaria de Pinar del Río y del país, que le valiera Mención al Mejor Trabajo Científico del Minsap en 1993 por la investigación del estudio epidemiológico de la retinosis pigmentaria en la provincia. Participa en el taller internacional sobre atención integral a las enfermedades de la infancia en Maputo donde expuso la experiencia cubana.

Cumplió misión internacionalista en Nicaragua en  1981 y una segunda en 1988 en Mozambique, siempre en actividades asistenciales y docentes. En su última colaboración internacional, en Maputo fue víctima de un acto vandálico que le produjo un grave politrauma espinal que le dejaría como secuela permanente una seria incapacidad motora. Integró la Asociación de Combatientes de la RevoluciónCubana.

Miembro Titular de la Sociedad Cubana de Pediatría y presidente del Capítulo Pinar del Río durante dos períodos, miembro de la Sociedad Cubana de Retinosis Pigmentaria, miembro de la AmericamAssociationforClinicalChemestry y miembro regular  de la IberoamericanSociety of Human Genetics of North  America en 1996. Socio correspondiente del Colegio Jaliscence de Genética Humana de México. Fue miembro de la Comisión Provincial de Ética de las Investigaciones en Salud e integró el Consejo Provincial de Sociedades Científicas. Cumplió roles como árbitro de la Revista de Ciencias Médicas de Pinar del Río  hasta su deceso.

Atesoró numerosos reconocimientos entre estos, la Medalla 55 Aniversario de la CTC, Educador Ejemplar de la Educación Superior, Profesional Destacado en la Docencia, sello 10 años de dirección por el Minsap, medalla “Manuel Fajardo”, y reconocimientos por la Dirección Nacional del programa de retinosis pigmentaria como fundador. En el 2004 integró el grupo que recibiera por primera vez la  Medalla “Juan Tomás Roig” del Ministerio de Ciencia,  Tecnología y Medio Ambiente.En el 2002 se le otorgó el título de Maestro Nacional de Ajedrez por la Federación Cubana de ese deporte, su pasatiempo preferido después de la lectura.

Su discapacidad motora pero no intelectual y sus principios cristianos, lo mantuvieron activo  en asesorías docentes de las especialidades en que como un experto reconocido, especialistas,  alumnos y residentes,  encontraron valiosa ayuda para sus proyectos.  Durante algunos años se mantuvo asistiendo al servicio de Cuidados Progresivos de su hospital pediátrico. En cada  actividad transmitió sus conocimientos y compartió experiencias con colegas y discípulos a favor de la formación de profesionales y de la salud de la población infantil pinareña. Trabajaba en la confección de un atlas de Genética a partir de su amplia experiencia como propuesta de aspirante al doctorado en Ciencias Médicas.

Es un ejemplo a resaltar y a promover en la sociedad paraapoyar con atencionesque garanticena profesionales con discapacidades pero aptos para otros desempeños que puedan continuar aportando su capacidad como valor y ejemplar  dedicación al trabajo en beneficio de su calidad de vida y de la sociedad como un verdadero legado formador.

Fallece el 24 de diciembre de cáncer del colon.  En su sepelio, ante las numerosas condecoraciones expuestas y la guardia de honor de sus compañeros de la Asociación de Combatientes  rodeado de familiares y amigos fue reconocidasu ejemplar trayectoria.

A sus familiares,  el consuelo del merecido descanso eterno, a los que lo acompañamos en su dolorosa marcha y pudimos compartir las alegrías que reflejaba  en su amplia sonrisa cuando era solicitado y podía ayudar a otros con su brillante capacidad intelectual, el compromiso de promover su recuerdo como un valor inextinguible para el médico en formación.

Joaquin Hilario Pérez Labrador
 HTML  PDF
 
Lic. Orlando Lugo Fonte

Fundador de la revista de Ciencias Médicas de Pinar del Río.

Nació en San Luis, Pinar del Río en el seno de una familia campesina, cursó sus primeros estudios y, desde muy joven, comenzó a trabajar en labores agrícolas para colaborar en el sostén familiar. Integró las filas del Movimiento 26 de Julio con los que tomó parte en la toma del cuartel de su pueblo natal.

Al triunfo de la Revolución se incorpora al Ejército Rebelde donde permaneció en las FAR hasta 1961. En los años siguientes hasta 1976 ocupó diversos cargos de dirección partidista a nivel seccional, municipal y regional en su provincia.

En 1976 fue electo presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular de Pinar del Río y en 1983 fue elegido como Primer Secretario del Comité Provincial del Partido en el propio territorio, responsabilidad que ocupó hasta 1987. Fue electo Presidente de la ANAP en su VII Congreso y ratificado en el VIII, IX y X congresos. En la actualidad  desempeñaba tareas como asesor en el grupo empresarial AZCUBA.

Fundador del Partido, fue delegado a los seis primeros congresos de esa organización partidista,  resultando electo miembro suplente de su Comité Central en el II Congreso y miembro de esa instancia partidista en el III, IV, V y VI Congresos. Electo en 1976 como diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular y más tarde ratificado en 1981 y 1986 siendo electo en este último año miembro del Consejo de Estado.

Lo caracterizaron siempre su sencillez, modestia y consagración a las tareas de la Revolución y muy vinculado a las masas. Por su activa participación en el proceso revolucionario del país recibió numerosas distinciones y condecoraciones.

En fecha reciente fue homenajeado en Pinar del Río por la Asamblea Provincial del Poder Popular junto a fundadores de esa institución de gobierno, en ocasión del 40 aniversario de su constitución. En la propia actividad comentó con sus compañeros e invitados al evento la satisfacción que sentía por los logros que la provincia había  alcanzado en diversas esferas de la economía y sobre todo, de la salud pública, dedicando palabras de elogio para la revista de Ciencias Médicas de Pinar del Río  a la cual dedicó un artículo testimonial por su 30 aniversario de fundada siendo Primer secretario del PCC en la provincia.

 El pasado 14 de noviembre en horas de la mañana falleció en La Habana a la edad de 81 años, por una repentina afección cardiovascular y sus restos descansan en el Panteón de los Veteranos del Cementerio de Colón.

El Comité editor de la revista que contribuyó decididamente a crear comparte con sus familiares y amigos, el dolor de su perdida y conserva para la memoria histórica de la universidad médica pinareña su artículo "A la felicidad del heroico y revolucionario pueblo pinareño" en Revista de Ciencias Médicas de Pinar del Río. Vol. 20, Núm. 1, que dedicara como un testimonio de la satisfacción por haber contribuido a esa y tantas obras para hacer de la provincia una Princesa.

Juan Manuel Lemus Quintana
 HTML  PDF
 
Dr. Pedro Díaz Mendoza

Dr. Pedro Díaz Mendoza, la utilidad de su virtud

1923 – 2016

"Los médicos deberían tener siempre llenas de besos las manos", expresó José Martí para agradecer a quienes practican el noble sacerdocio, y nos atrevemos a añadir que, para aquellos que intervienen en el alumbramiento y toda la atención al nuevo ser, la veneración es mensaje eterno de cada madre.

Ante la desaparición física del doctor Pedro Díaz Mendoza, tras décadas de entrega a la Obstetricia y Ginecología en la provincia, pensamos en tanto agradecimiento disperso por todo el territorio y fuera de este, manifestado o no, que hoy queremos mostrar en Guerrillero, con palabras sentidas de quienes le conocieron y hechos que muestran al eminente hombre de ciencias y gran ser humano.

El doctor Díaz Mendoza dejó de existir el 19 de marzo, justo cuando el sol llegaba a su zenit, y confió como mejor legado su ejemplo a las muchas generaciones de estudiantes de Medicina, a quienes adentró en su especialidad, en la perseverancia en la atención a cada caso, la mano extendida a quien llegara en busca de su experiencia y ese orgullo de ser útil en su tierra, cuando la mayoría de su generación partió hacia otras.

A su San Luis natal, a la finca Guaynacabo donde nació el 16 de noviembre de 1923, siempre volaban sus recuerdos y pidió que cuando llegara la muerte, quería su reposo en aquellas tierras que veneró. Así se hizo.

Arribó a los 90 años activo como médico, profesor consultado por muchos colegas y asesor del Programa de Atención Materno Infantil en los últimos momentos hasta el retiro no deseado, pues esperaba jubilarse solo con la muerte por su gran lucidez y competencia ante casos de su especialidad.

"El haber servido mucho obliga a seguir sirviendo; en estos años he trabajado con fervor y dedicación, asistiendo a la mujer pinareña y enseñando a las nuevas generaciones de ginecobstetras, y así quiero terminar mis últimos años de vida aquí en mi Patria", cita esta que extrajimos de la autobiografía del también miembro de honor de la Sociedad Cubana de Obstetricia y Ginecología.

También reconoció nuestro Martí que la Medicina, como el Derecho, es una profesión de lucha y se necesita de un alma bien templada para desempeñarla con éxito, pues las diarias miserias morales y materiales, el combate con la sociedad y con la naturaleza, hace mal a las almas pequeñas mientras que "es revelación de cosas altas en almas altas y hermosas".

Sus discípulos y compañeros de trabajo dieron testimonio de su entrega cotidiana cuando fue designado como primer director al triunfo de la revolución y muestra del legado del profesor que siempre fue en el hospital provincial de maternidad Justo Legón Padilla, una persona maravillosa, modesta, sencilla y muy ética como profesional.

"Predicaba con la palabra y cumplía con acciones. Fue de los que se quedaron y se comprometió con la salud de este país y con la Revolución; viajó en varias ocasiones a Estados Unidos a ver a su familia pero enseguida regresaba. Se rinde  homenaje a un hombre grande de la Medicina cubana y de la Ginecobstetricia".

Graduado de médico en 1951 ocupó una plaza de interno en la Casa de Socorro de Pinar del Río hasta 1957, que pasó a la clínica mutualista Centro Médico integrado al servicio quirúrgico como ginecobstetra y mantenía una consulta privada. Pero en esa convulsa etapa para el país Pedrito, como le nombraban respetuosamente, no fue solo médico, resultó detenido en La Habana en 1953 por sus actividades al ser parte del sector profesional del Movimiento 26 de Julio (Resistencia Cívica), guardó armas en la finca de su padre en San Luis y cooperó en la Huelga de Abril.

Al triunfo de la Revolución renuncia a su plaza en el Centro Médico, cierra su consulta particular y la dirección provincial del 26 lo ubica al frente del Hospital Provincial de Maternidad, como su director en 1960 junto a otras responsabilidades asignadas en la entonces Dirección Provincial de Salud Pública.

De los primeros en incorporarse a las Milicias Nacionales Revolucionarias como médico de batallón y a los Comités de Defensa de la Revolución, movilizado en los grandes momentos de octubre y de Girón, orgulloso de haber participado en zafras cañeras y cosechas tabacaleras y ser fundador del Partido Unido de la Revolución Socialista.

Se le reconoce al doctor  Díaz Mendoza a una persona que siempre regresaba a su origen, con ofertas de trabajo en la capital pero nunca quiso dejar la provincia, y aunque ejerció la medicina privada no la entendía y a muchos trató de forma gratuita.

"Fue el más joven de siete hermanos, su padre era dueño de finca, pero solo tres pudieron estudiar. Él estuvo siempre al servicio de la comunidad y enfrentó situaciones difíciles con valentía y modestia. Sus problemas los resolvía solo y no le gustaba ocupar a los demás. Si hay algo que no pudo soportar fue su jubilación, me decía que la muerte lo encontraría trabajando”  .

"Fue un ser humano con virtudes muy superiores a los defectos que pudo tener, y en él vale la frase de Martí que asegura que la muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida".

"Nunca se quejó, pero sufrió la negativa del aumento salarial y debió jubilarse. Cada vez que alguien venía le alegraba hablar de su especialidad, ayudar a quienes le consultaban".

Fueron muchos los hechos en nueve décadas de vida para llenar de besos tan buenas manos, las mismas que señalaron el mejor proceder a tantas generaciones de médicos pinareños. Al eminente doctor Pedro Díaz Mendoza, especialista de segundo grado en Ginecobstetricia, gracias en nombre de tantas familias pinareñas.

Joaquín Hilario Pérez Labrador
 HTML  PDF
 
Dr. Pedro Ismael Llera Almiral

Dr. Pedro Ismael Llera Almiral

1946 – 2016

Hay personas portadoras de un don natural que se incrementa y  transforma progresivamente en espíritu innovador y solidario contagiando a los que le rodean, es una virtud, que ayuda a los que se privilegian al estar cerca, son los que muestran el camino de cómo poder ser más humano, así nació un hombre, Pedro Ismael Llera Almirall en la ciudad de Pinar del Río el 11 de abril de 1946.

Hijo de Ismael y Graciela, de profesión maestra,  desarrolla sus primeros estudios en la propia capital provincial, luego en Artemisa y San Cristóbal. Como era opción en la época, por examen libre ingresar al Instituto de Segunda Enseñanza hasta que en 1964 obtuvo su matrícula para el curso pre médico en “Mártires de 12 y Malecón” hasta su traslado al Instituto de Ciencias Básicas y Pre Clínicas Victoria de Girón en 1965 donde continúa la carrera de Medicina. Fue alumno ayudante de Medicina Interna y directivo en la FEU donde desempeñó varias responsabilidades.

En 1968 inicia el tercer año de la carrera en el Hospital Universitario General Calixto García de La Habana hasta que junto a otros compañeros fue seleccionado para iniciar la docencia en el hospital provincial de Pinar del Río en el quinto año, y luego el internado vertical en Urología con los profesores doctores Rolando Pastrana y Félix Echemendía hasta graduarse en 1971 de médico.

Inicia la residencia por vía directa y en 1976 obtiene el título de especialista de primer grado en Urología y más tarde gana una plaza en el propio hospital donde laboró durante toda su vida.

Viviendo en Artemisa, en 1958 se vincula con el Movimiento 26 de Julio participando en las actividades que le permitían por su edad, también en  huelgas estudiantiles y manifestaciones por el Instituto.

Al triunfar la revolución se incorpora  a las Patrullas Juveniles, participa en la campaña de alfabetización. Ingresa en los CDR y luego en las milicias revolucionarias ocupando responsabilidades y cursando entrenamientos que  le permitieron desempeñar misiones con las Tropas Guardafronteras y años después  con los servicios médicos del Minint por los que recibió reconocimientos.

Participó en numerosas movilizaciones y trabajos asistenciales dentro y fuera de la provincia. Por su experiencia y nivel científico fue designado para cubrir la plaza de Urología en el hospital provincial pediátrico en una etapa de su extensa vida laboral.

Inicia la docencia en 1983, es nombrado Jefe de la Cátedra de Urología en el 2004 responsabilidad que asumió hasta 2009 por su jubilación y obtiene la especialidad de segundo grado en 2007. Se desempeñó en múltiples responsabilidades, entre otras,  presidiendo comités científicos del hospital así como en tareas sindicales y durante años como Jefe de Servicio, del Grupo Provincial. Fundador y Presidente del Capítulo provincial de la Sociedad Cubana de Urología hasta su deceso.

Cumplió misión internacionalista en la Universidad Eduardo Mondiane de Mozambique, con reconocimiento que  atesoró junto  a otros numerosos entre estos, por 20 años de colaborador con la Seguridad del Estado, Vanguardia Nacional,  por la ANIR, por el uso de la Medicina Tradicional y Natural, Premio para un Maestro otorgado por la UJC y la FEU, Medalla conmemorativa 40 años de docencia médica superior en Pinar del Río, y en fecha reciente se le otorgó la Medalla 35 Aniversario del Consejo Nacional de Sociedades Científicas que recibió en acto solemne en conmemoración por el día de la Ciencia Cubana muy emocionado.

Integró numerosos tribunales de examen de especialidad, fórum de ciencia y técnica, jornadas científicas y participó en eventos a todos los niveles.

El periódico Guerrillero en un artículo en su homenaje expresó: “… con su forma explosiva, sarcástica, amigo del buen humor, querido por sus compañeros y respetuoso con todos, siempre estuvo atado a su hospital León Cuervo Rubio, donde formó a su relevo.”

Hoy,  unidos a su compañera en la vida la licenciada Nora Mena y a sus hijos, no compartimos solo el dolor de su partida, sino el legado imperecedero que supo sembrar entre sus discípulos y en la calidad profesional que siempre le caracterizó, es el tesoro que debemos preservar con las  actuales y futuras generaciones. 

Dr. Joaquín H. Pérez Labrador

Joaquín Hilario Pérez Labrador
 HTML  PDF
 
Dr. Cirilo Justino Herrera Rodríguez

13 de abril de 1919 _ 29 de febrero de 2016

La noticia se difundió entre los más allegados a la familia, y los amigos que lo frecuentaban, el doctor Cirilo Herrera fallecía faltando pocas semanas para sus esperados 97 años.

Natural de Pinar del Río, graduado de médico en 1949 en la Universidad de La Habana, regresa a su pueblo para laboral en el antiguo hospital general Raimundo Menocal, edificio actual del Instituto Pre Universitario de la calle Alameda, pasando a trabajar más tarde como clínico, al entonces Hospital Civil Dr. León Cuervo Rubio.

Enamorado de la naturaleza, de la belleza humana y solidario con los que le rodearon y sobre todo, con los que le necesitaban, se ganó con prontitud el respeto y consideración en la población principalmente de los pobres.

Con un esfuerzo sin tregua logra la construcción hasta inaugurar en septiembre de 1954 la Cooperativa Médico Quirúrgica instalada al nivel de las modernas exigencias de la práctica médica de la época bajo el sistema del mutualismo, deasociados, ubicada en la calle Martí esquina Cabada, hoy ocupada por dependencias administrativas de la Dirección Provincial de Salud.

Al triunfo de la Revolución es nacionalizada la clínica, y se integra al naciente sistema de salud pasando a trabajar en la subdirección del Hospital Regional Pepe Portilla, antiguo Sanatorio Colonia Española, hoy hospital provincial pediátrico, hasta ser designado, por su experiencia, para dirigir el recién construido e inaugurado por el Comandante del Ejército Rebelde Julio Camacho Aguilera, policlínico comunitario Raúl Sánchez, en la actual ubicación del renovado centro de salud en la capital pinareña.

Comprometido con las ideas del Programa del Moncada, su experiencia organizativa y en administración junto a sus cualidades humanas y profesionales, permitió convertir el centro asistencial en el primer policlínico Vanguardia Nacional de la provincia. Por sus experimentados logros fue promovido a director del primer policlínico comunitario docente de la provincia, el Pedro Borrás Astorgas, y más tarde le correspondió asumir la dirección del nuevo policlínico comunitario docente Hermanos Cruz, construcción modelo de su tiempo convertida en uno de los mayores en extensión y población del país. Luego se dedicó a la organización y dirección del magnífico Hospital Provincial de Becados ubicado en el Instituto Pre Universitario Vocacional Federico Engels hasta su jubilación desarrollando en esas etapas como decisor múltiples tareas como asesor de los noveles directores de salud en el municipio y la provincia Pinar del Río.

En la lucha contra la tiranía batistiana, participó en actividades asignadas en la clandestinidad como aseguramientos de medicamentos para las guerrillas pinareñas, atención y traslado de heridos y otras actividades afines que garantizaron la supervivencia a combatientes.

Al triunfo de la Revolución, le correspondió el recate e identificación de los restos del doctor Isidro de Armas, médico que incorporado a la guerrilla del Comandante Dermidio Escalona, jefe de la columna «Hermanos Saínz» en la cordillera de Los Órganos, murió heroicamente en combate en Los Palacios, siendo el único médico muerto en combate en la lucha insurreccional del Movimiento 26 de Julio. Integró el equipo que organizó la ubicación territorial de los restos mortales de los combatientes pinareños internacionalistas fallecidos en misiones internacionalistas.

Su experiencia organizativa en el sistema de salud, servicios y administración fueron muy importantes en los decisivos primeros años para la dirección en esa esfera que comenzaba. Sin abalar aun en toda su magnitud su trascendencia, se le reconoce la destacada participación junto al también fallecido doctor Miguel Ángel Moya en la confección del Libro Rojo de Información Estadística de Atención Primaria que creó las bases para el desempeño de los directores, con la recolección, manejo y procesamiento de todos los datos e indicadores médicos, estomatológicos y epidemiológicos necesarios para la toma de decisiones en los diferentes niveles del sistema nacional de salud, indudable documento a considerar como probada utilidad en la base de la reconocida calidad de la información sanitaria cubana por instituciones mundiales.

Jubilado, junto a un grupo de valiosos médicos pinareños los doctores Carlos Castellanos Blanco, José Manuel Inguanzo Puentes, Jesús Rafael Contreras Cué y Arsenio Bringas Carvajal y la escritora e historiadora Milagros Fernández Vera, las enfermeras Olga Alarcón Ulloa y Caridad Cárdenas Rodríguez y el técnico de laboratorio, licenciado Efraín Martínez Andreu, se dedicaron a estudios sobre historia de la Medicina en la provincia legando importantes trabajos, entre estos Apuntes históricos de la salud pública en Pinar del Río. 1819-1959, publicado en Cuadernos de Historia de la Salud Pública No.77 (1992) y Ensayo para la determinación de las tasas de mortalidad infantil y general y otros aspectos médico-sociales en Pinar del Río, 1958, entre otros inéditos, como respuesta a una convocatoria del líder histórico de la Revolución sobre el estudio de la verdadera tasa de mortalidad infantil de la provincia.

Retirado, en su domicilio, no cejó de colaborar con profesionales, alumnos, profesores e historiadores sobre temas y hechos de la salud pública en que, como protagonista, participó. En varias ocasiones expresó a su amigo personal el doctor René Hernández y otros colegas que le frecuentaban, el entusiasmo que le proporcionaba su colaboración con las personas e instituciones que acudían enbusca de información testimonial, consciente de la importancia que representaba ese legado para las actuales y futuras generaciones.

Junto a su féretro cubierto por la bandera cubana se mostraron los innumerables reconocimientos que le fueron otorgados, entre estosla de Combatiente de la Clandestinidad, medallas por las Fuerza Armadas Revolucionarias, del Ministerio del Interior, del Sindicato de la Salud, de la Universidad de Ciencias Médicas de Pinar del Río, y del Consejo de Estado por la Educación junto amuchas otras.

Su afable y serena actitud en su vida profesional y laboral debiera ser documentada como un ejemplo altruista de desinterés material, que supo colocar a la disposición de su pueblo y de todos los que tuvieron la necesidad de una consideración a partir de la experiencia acumulada durante años de servicio, con un principio rector como máxima de su obra como un indudable salubrista como acostumbraba a decir: "… siempre es mejor dar que pedir…" y lo cumplió a cabalidad hasta el final de su vida.

A su viuda, hijos, familiares y amistades que le brindaron merecidos afectos sirva esta semblanza como un recuerdo entusiasta a su memoria, como siempre lo fue, descansa en paz amigo doctor.

Joaquín Hilario Pérez Labrador
 HTML  PDF
 
Joaquín Hilario Pérez Labrador
 HTML  PDF
 
Dra. Esperanza Heida Hernández Elías (1948-2014)
Joaquín Hilario Pérez Labrador
 HTML  PDF
 
Profesor GERARDO ORTEGA RODRÍGUEZ
Joaquín Hilario Pérez Labrador
 HTML  PDF
 
Ana Teresa Fariñas Reinoso (1952 - 2013)
Joaquín Hilario Pérez Labrador
 HTML  PDF
 
Dr. Juan José Noda Miranda.
Joaquín Hilario Pérez Labrador.
 HTML  PDF
 
Dr. Gonzalo Alfredo Álvarez de la Campa González. 10 de enero de 1948-9 de enero de 2012.
Joaquín Pérez Labrador.
 PDF  HTML
 
Dr. DAVID ARNÓ PÉREZ ZAGARRA 23 junio 1931 - 3 diciembre 2011
Mario Sánchez Mojarrieta
 PDF  HTML
 
Dr. Lázaro Quevedo Guanche. (1946-2011)
Joaquín Pérez Labrador.
 PDF  HTML
 
Milagros Fernández Vera 1924-2010
Joaquín Pérez Labrador.
 PDF  HTML
 
YBELISE REGAL LOURIDO
Joaquín Pérez Labrador
 PDF  HTML
 
Dr. Ismael Gato Chamizo
Joaquín Hilario Pérez Labrador
 HTML  PDF
 
Elementos 1 - 28 de 28