Historia de la Nefrología en Pinar del Río. 1974-2015. Segunda parte

HISTORIA LOCAL DE SALUD

 

Historia de la Nefrología en Pinar del Río. 1974-2015. Segunda parte

 

History of Nephrology in Pinar del Río. Part- II

 

 

Leonel Soto León1, Odalys Álvarez Pereira2

1 Médico. Especialista de Segundo Grado en Nefrología y de Primer Grado en Medicina Interna. Profesor Consultante y Auxiliar. Cátedra de Nefrología. Hospital General Docente Abel Santamaría Cuadrado. Pinar del Río. Cuba. soto@infomed.sld.cu

2 Licenciada en Educación perfil Informática e Investigación. Profesor Asistente e Investigador Agregado. Universidad Ciencias Médicas de Pinar del Río. Cuba. eleodys@infomed.sld.cu

 

 

Recibido: 29 de mayo de 2017
Aprobado: 31 de agosto de 2017

 

Periodo de 1987 a 1999

El 3 de diciembre de 1987, el Servicio de Nefrología se traslada al recién inaugurado Hospital "Abel Santamaría Cuadrado". La sala tipo en estos hospitales tenían un local acondicionado para cuatro riñones artificiales y una cama de diálisis peritoneal. Después de discusión y análisis con los proyectistas y constructores se modificó y se adecuó un cubículo de ingresos de tres camas para realizar las diálisis peritoneales, se construyó un laboratorio clínico y se pudo incrementar a cinco los equipos de hemodiálisis utilizando igualmente un suavizador para tratamiento de agua. Las 12 camas para ingresados más las asignadas al TSFR y el laboratorio estuvieron ubicadas en la sala G (actual MG)

El número de médicos se fue incrementando progresivamente con la entrada de los doctores Sergio Arencibia Vento en 1991, Oscar Hernández Oliva al año siguiente, Rosa Alfonso Pérez en 1994 y Orlando Lugo Díaz en 1998. También se incrementó el número de enfermeras, permaneciendo el Dr. Soto León al frente del Servicio y la Licenciada Rafaela Ajete como jefa de enfermeras, cargo que ocupó hasta el 2003, siendo necesario resaltar que desde el inicio del tratamiento dialítico en el Hospital Clínico Quirúrgico Docente "Dr. León Cuervo Rubio" y posteriormente en el Hospital general Docente "Abel Santamaría Cuadrado " realizó un excelente trabajo administrativo y asistencial, que indudablemente influyó en el buen funcionamiento del servicio.

La presión asistencial fue incrementándose progresivamente, de 44 casos dializándose en 1993 a 68 en 1999 (datos obtenidos estadísticas del servicio Nefrología) por lo que fue necesario ir añadiendo equipos de hemodiálisis en locales sin las condiciones necesarias así como realizar diálisis peritoneales con pocas condiciones, produciéndose una sobreexplotación de equipos y camas que motivó que las diálisis fueran inadecuadas con una alta morbilidad. Sin embargo la mortalidad bruta en diálisis se mantuvo entre las más bajas del país e inclusive en 1997 fue la menor (6.9 %) gracias al esfuerzo mancomunado de médicos, enfermeras y el resto del personal del Servicio.

En el año 1988 se realizó un estudio de pesquisaje masivo poblacional (9580 personas) de insuficiencia renal crónica en todos los municipios de la provincia utilizando tiras reactivas de urea en saliva, estudio pionero a nivel mundial que fue coordinado y ejecutado por los Dres. Raúl Herrera Valdés, Director del INEF y del Grupo Nacional de Nefrología y Leonel Soto León y el accionar fundamental e imprescindible de los médicos de familia y de la Licenciada de laboratorio Úrsula Gómez Paulín, cuyo resultado fue presentado y ganó premio en VI Congreso Latinoamericano de Nefrología efectuado en mayo de 1989 en Venezuela.

(Dr. en Ciencias Raúl Herrera Valdés, Jefe Grupo Nacional de Nefrología. Testimonio agosto 1989)

El trabajo fue coordinado con el Director Provincial de Salud Dr. Julián Gárate Domínguez y contó con el apoyo político y material del miembro del Buró Provincial del Partido Comunista de Cuba Roberto Hernández Monseguí.

Con los resultados obtenidos en la investigación se confeccionó un documento donde se plasmaba la estrategia de desarrollo de los medios dialíticos en la provincia, proponiéndose construir una unidad de diálisis en San Cristóbal y otra en Sandino para cubrir así las necesidades de los territorios oriental y occidental aparte de la central, acercando el tratamiento al domicilio de los enfermos.

Imagen 1 . Proyecto presentado a la Dirección Provincial de Salud con su argumentación para regionalizar los servicios de diálisis

Aunque la propuesta fue acogida favorablemente, el inicio del Periodo Especial con sus desastrosas repercusiones económicas paralizó su posible realización.

Con la presencia cada vez más frecuentes de pacientes en TSFR procedentes de municipios lejanos como Mantua, Bahía Honda y Las Minas a los que se les convertía una odisea asistir tres veces por semana al Hospital se solicitó un local que sirviera de hospedaje a estos enfermos.

En diciembre de 1991 se otorgó una casa biplanta que hasta ese momento se usaba como casa de visita de Salud Pública, la que fue remodelada para hospedar a esos pacientes. Tenía capacidad para 16 enfermos y se les crearon todas las condiciones necesarias para que tuvieran un confort óptimo, con dieta balanceada y administración adecuada de medicamentos así como actividades recreativas los días en que no tenían diálisis. Todo gratuito para los pacientes.

Al frente de la casa, llamada del nefrópata, estuvo la enfermera María Elena Vega Carvajal, que hasta ese momento trabajaba en el servicio de hemodiálisis.

En el año 2003 se acondiciona una sala aislada en el Hospital 3er. Congreso con 20 camas e iguales características para hospedar a los pacientes, pasando la antigua casa a Centro Provincial de ambulancias.

Esta sala estuvo atendida por la licenciada Rafaela Izquierdo Ajete, que había pedido su liberación de jefa del servicio de hemodiálisis pocos días antes, desarrollando como era habitual en ella un excelente trabajo.

Después de dos años, al inaugurarse los servicios de San Cristóbal y Sandino que acogieron a estos enfermos, la sala pierde su razón de ser y es cerrada.

En el año 1989 se inicia el Programa Nacional de diálisis y trasplante en el que son incluidos todos nuestros enfermos.

Uno de los hechos más significativos del periodo fue el inicio en febrero 1992 de consultas especializadas en tres municipios de la provincia, lo que permitió la incorporación de la Especialidad a la atención primaria en estrecho trabajo con el médico y la enfermera de familia en las áreas de salud, siendo el primer Servicio en el país en realizarlo.

El pionero de esta actividad fue el Dr. Carlos Gutiérrez Gutiérrez, que inició las consultas en Guane, Mantua y Consolación, obteniendo logros importantes en la asistencia, docencia, investigación y prevención de la enfermedad renal. Posteriormente otros médicos se fueron incorporando y en el año 1998 se ofertaban dichas consultas a todos los municipios de la provincia por todos los médicos del Servicio.

El Dr. Gutiérrez presentó el trabajo Aplicación de un Programa de Nefrología Preventiva en Atención Primaria. VII Congreso Latinoamericano de Trasplante de Órganos y Tejidos. Abril 1995. Ciudad de la Habana donde se informaba de la experiencia y resultados obtenidos.

El objetivo fundamental de las consultas era enseñar a los médicos de familia cómo prevenir la ERC y como diagnosticarla precozmente ofreciéndose cursos de superación aparte de las actividades asistenciales y se tutoraron o asesoraron 26 TTR sobre el tema.

Es de destacar la intensa actividad en la docencia de pre y post grado en el periodo.

Se impartieron por los Dres. Soto y Gutiérrez las conferencias y seminarios del módulo renal a los alumnos de Propedéutica Clínica y Medicina Interna de tercer año en los dos hospitales docentes.

En post grado se impartían las conferencias del módulo renal en los cursos de Terapia Intensiva de médicos y de enfermería. Además se efectuaron los seminarios a los Residentes de Medicina Interna correspondientes al área renal.

Se ofrecieron varios cursos de postgrado con buena participación de Especialistas de diferentes ramas.

El Dr. Leonel Soto alcanzó la categoría docente de Profesor Auxiliar en 1988 y el Dr. Carlos Gutiérrez la de Profesor Asistente en 1997, participando el primero en los Tribunales Estatales para la Especialidad de Medicina Interna.

El Dr. Gutiérrez fue además Vice director Docente del Hospital de 1989 a 1998 con una destacada labor.

En el año 1997 el Dr. Gutiérrez aprueba los ejercicios para Especialista de Segundo Grado en Nefrología.

Se realizaron varias investigaciones que fueron presentadas en diversas Jornadas Provinciales y Congresos Nacionales e Internacionales.

Logros del periodo:

  • Traslado al hospital principal de la provincia a un servicio con mejores condiciones

  • Mantener un laboratorio clínico propio del servicio

  • Incremento del número de médicos especialistas y enfermeras

  • Propiciar la cobertura nefrológica a todos los pacientes necesitados

  • Mantener una mortalidad en diálisis por debajo de la media nacional

  • Realización del primer pesquisaje reportado de insuficiencia renal crónica a en población total propiciando una propuesta de desarrollo de la especialidad

  • Inicio de las consultas de la especialidad en todos los municipios de la provincia, hecho insólito hasta ese momento en el país

  • Se mantuvo la docencia de pre y post grado en los dos hospitales docentes

  • Se realizaron varias investigaciones que fueron presentadas en jornadas nacionales y provinciales.

Noviembre de 1999 a marzo del 2015

La situación del Servicio era casi dramática en el año 1998 por el alto número de pacientes, habiendo 71 enfermos en TSFR, y la poca disponibilidad de equipos para los tratamientos.

La presencia de especialistas en los municipios y el adiestramiento a los médicos de familia, propició que a pesar de las medidas de prevención el número de pacientes diagnosticados aumentaran progresivamente, similar a lo ocurrido en el mundo por el aumento también progresivo de las principales causas de enfermedad renal crónica como la diabetes mellitus y la hipertensión arterial.

Gracias a una gestión realizada por el Dr. Soto León ante una ONG alemana llamada Cuba sí, se obtuvo el aporte financiero (15 000 dólares) necesario para construir una nueva unidad dialítica y se solicitó y recibió el apoyo de la Directora Provincial de Salud Dra. María Cecilia Santana de hacerla en el local que ocupaba la cafetería del hospital.

El 1ro de noviembre de 1999 se inaugura el nuevo local. Se aumentó el número de los riñones artificiales a 14 y se climatizó el área. Las diálisis peritoneales se continuaron realizando en la sala G pero con mejores condiciones.

Se logró así una mejoría en el tratamiento dialítico pero para el año 2003 el gran incremento en el número de pacientes que llegó a 113, motivado por el incremento significativo de la población senil, diabéticos, hipertensos y portadores de riñones poliquísticos, causas más frecuentes de enfermedad renal crónica, provocó hacinamiento, ofertar diálisis no adecuada a muchos de ellos, una sala de diálisis peritoneal con condiciones físicas inadecuadas, imposibilidad de cumplir todas las normas epidemiológicas, la disgregación de pacientes ingresados por todo el hospital al tener que coger las camas de ingresados para realizar diálisis, causas que motivaron una alta morbilidad dialítica, pero no modificó la tasa de mortalidad que continuó entre las tres más bajas de los servicios de diálisis del país.

En el año 2001 se impartió el Diplomado sobre Nefrología preventiva en la comunidad, con la participación de 1 médico de familia de cada municipio y cuatro del municipio de Pinar del Río, el que fue aprobado por todos los participantes y fue acreditado en la Facultad de Ciencias Médicas Dr. Ernesto Che Guevara de la Serna con el Dr. Soto como profesor principal.

En enero del 2002 se incorpora una nueva especialista, la Dra. Zenaida Hernández Boza, que se incorpora a la sala de hemodiálisis resaltando su excelente labor asistencial y que a partir del 2011 ocupa la jefatura de la cátedra de Nefrología donde también realizó una excelente labor.

Un año después, 2003, el Dr. Carlos Gutiérrez se traslada a trabajar al Hospital CIMEQ en La Habana ya con la categoría de Profesor Auxiliar.

Al orientarse en el 2003 por la dirección política-administrativa nacional la construcción de nuevos Servicios de diálisis en el país para mejorar la cobertura asistencial y acercar el tratamiento al hogar de los enfermos, se decide ubicar uno en Sandino y otro en San Cristóbal como lo habíamos propuesto 10 años atrás y aunque no estaba previsto, el Dr. Soto explicó y analizó la situación del Servicio con el Grupo de Apoyo del Comandante en Jefe y logró la aprobación de recursos para la remodelación y ampliación del centro de hemodiálisis del Abel Santamaría.

El 29 de marzo del 2004 se inaugura la sala remodelada con excelentes condiciones físicas e higiene-epidemiológicas y de confort a enfermos, acompañantes y personal asistencial, con 22 riñones artificiales de última generación, tratamiento de agua por ósmosis inversa y local para el reúso de dializadores.

Imagen 2. Sala de hemodiálisis

 

Esta nueva unidad, junto a la apertura de los centros de San Cristóbal y Sandino que acogieron a varios de los pacientes, propicia que disminuya el número de enfermos en el Servicio y condiciona una mejoría ostensible en el tratamiento de los enfermos provocando:

  • Mejor calidad de diálisis adecuada a cada paciente

  • Mejor calidad de vida a los pacientes en tratamiento con diálisis iterada

  • Disminución de la morbilidad

En mayo del 2004 se supervisan las condiciones para la docencia en el Servicio por parte del Grupo de Acreditación de postgrado del MINSAP considerándose por ellos que se reunían las condiciones necesarias, Se inicia la docencia postgrado en el Servicio en septiembre de ese año con tres residentes, doctoras Yusnelkis Báez López, Yaima Febles Muñiz y Osniel Bencomo Fernández, los que se examinaron por el título de especialistas en el INEF obteniendo calificación de sobresalientes.

En el año 2005 el jefe provincial de la especialidad y del servicio de nefrología del hospital desde 1974, el Dr. Leonel Soto León, pasa a la categoría de profesor consultante y pide su liberación a los cargos administrativos por motivos de salud, siendo sustituido como Jefe de Servicio por el Dr. Orlando Lugo, que al salir para un curso en el exterior al año siguiente (no regresó) es sustituido por el Dr. Eduardo Lugo López, incorporado como Especialista al Servicio ese mismo año, desarrollando una meritoria labor al frente del mismo a pesar de su poca experiencia administrativa. Al frente del Grupo Provincial se ubica al Dr. Orosmán Cuesta Paneco, a la vez jefe de servicio del Hospital "Comandante Pinares" de San Cristóbal.

El Dr. Soto se mantiene en el servicio ejerciendo fundamentalmente tareas docentes.

En el 2006 llegan dos nuevos especialistas, las Dras. Junys Ramos Vázquez y Yuslenys Sánchez Orta, pinareñas formadas como especialistas en el INEF, ocupando la primera el cargo de Jefa de Servicio un año después al presentar el Dr. Lugo problemas personales. Posteriormente la misma es sustituida por la Dra. Rosa Alfonso Pérez y esta a su vez, al salir a una colaboración al exterior en 2009, fue sustituida por el Dr. Eduardo Lugo López que de nuevo realiza una labor encomiable en ese cargo hasta que sale a cumplir misión al exterior en marzo del 2009 hasta igual mes del 2014, fecha en que vuelve a ocupar la jefatura.

Como continuidad de los estudios epidemiológicos sobre la enfermedad renal, en mayo de 2005 se inicia una importante investigación poblacional en varios de los municipios de la provincia, buscando la presencia de microalbuminuria en orina como marcador de daño renal en personas de riesgo de enfermedad renal, que fue organizada y ejecutada por el Dr. Leonel Soto León y el Licenciado Eduardo Soto Quiñones, gracias a la iniciativa y apoyo tanto organizativo como financiero del Dr. Raúl Herrera Valdés, Jefe del Grupo Nacional y Director del INEF, en conjunción con la dirección provincial de salud y de la atención primaria.

El Dr. José Ángel Portal Director Provincial de Salud acoge y apoya la idea del pesquisaje participando en la coordinación con las direcciones municipales de Pinar del Río, San Cristóbal y Viñales para la realización del mismo.

Se realizó un trabajo intensivo por los médicos y principalmente enfermeras de familia y en tres meses se estudiaron 29 790 personas encontrando un 17,3 % de ellas con marcadores urinarios de enfermedad renal, a los que se les realizó posteriormente creatinina sérica. Los que la tenían elevada fueron enviados a las consultas de nefrología para su estudio y evolución.

Los resultados del estudio, aparte de presentarlos a la dirección de salud de la provincia y al Grupo Nacional de Nefrología fueron presentados en el 6to. Congreso de Nefrología por Internet en noviembre 2011, en la Jornada de Profesores Consultantes en la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana. FCM Dr. Miguel Enríquez el 9 diciembre 2010 y en el V Evento Internacional Nuevas Tendencias en Nefrología en Guadalajara, México en marzo 2006.

En el 2008 se constituye el Capítulo pinareño de la Sociedad Cubana de Nefrología eligiéndose a la Dra. Junys Ramos Vázquez como presidenta. Hasta ese momento todos los nefrólogos eran miembros de la Sociedad Nacional de la cual el Dr. Soto es uno de los ocho Miembros Honor y el único de ellos que reside fuera de La Habana.

En el año 2009 se realiza plasmaferesis por primera vez en el hospital, en esta oportunidad a un paciente del servicio de Neurología que padecía una crisis miasténica, continuando realizándose el proceder cada vez que se necesite.

En el año 2007 obtienen la categoría de Instructor los Dres. Sergio Arencibia Vento, Zenaida Hernández Boza, Junys Ramos Vázquez, Isabel Herrera Otero, Rosa Alfonzo Pérez y Yuslenys Sánchez Orta; esta última alcanza posteriormente la categoría de Profesora Asistente en 2009 y de Auxiliar en 2014 junto al Dr. Eduardo Lugo.

En este último año obtienen su categoría de Profesores Asistentes los doctores Zenaida Hernández, Sergio Arencibia y Junys Ramos y de Instructora la Dra. Yusnelkys Báez. La Dra. Loreile González obtiene la categoría de Asistente en 2015.

En el 2010 se incorporan al Servicio los doctores Lietny Becerra Castillo y Mikel González Castillo que habían hecho su residencia en el servicio pinareño e hicieron su examen Estatal en el INEF.

Desde el 2004 hasta el 2010 hicieron su residencia 10 médicos, todos graduados como especialistas con calificación de sobresalientes haciendo sus ejercicios finales en el INEF.

A partir del 2013 se forma el Tribunal Estatal para la Especialidad de Nefrología en Pinar del Río, presidido por el Dr. Leonel Soto León, secretaria Dra. Nadienka Rodríguez Romero y vocales los doctores Osniel Bencomo Fernández y Yuslenys Sánchez Orta por lo que los Residentes se formaron y examinaron en la provincia.

Ese año se graduaron como especialistas los doctores Loreile Álvarez Mazón y Alexander González Rodríguez con la calificación de excelente siendo ubicados ambos en el servicio del hospital. Al siguiente año se graduaron también con la calificación de excelente las doctoras Yamilka Rodríguez Cueto, Maydelys Cruzá Lorenzo y Oderkys Pineda Daniel. Las dos primeras fueron ubicadas en el mismo hospital y la última en Sandino, donde ocupó la jefatura del servicio por la salida a colaboración del Dr. Juan Miguel Rubio.

En total se han formado y graduado 15 especialistas en el Hospital General Docente Abel Santamaría Cuadrado hasta diciembre de 2015.

En el año 2010 la provincia contaba con tres servicios de nefrología para la atención al paciente nefrológico con 38 riñones artificiales, 12 camas para diálisis peritoneal y 26 camas de hospitalización atendidos por 17 nefrólogos y 45 enfermeros y enfermeras que atendían una población en diálisis de 219 x millón de personas.Posteriormente, al efectuarse la creación de las provincias de Mayabaque y Artemisa el Servicio del "Comandante Pinares" pasó a esta última por lo que en el 2015 quedaban los servicios del Hospital General Docente Abel Santamaría Cuadrado y el hospital Augusto César Sandino.

Al finalizar el 2015 había dos servicios con 26 riñones artificiales, cuatro camas de diálisis peritoneal y 19 camas de hospitalización atendidos por 17 nefrólogos (de ellos 12 han cumplido colaboración en el exterior) y 32 enfermeras que trataban una población en diálisis de 298 pmp y se brindan consultas a todos los policlínicos de la provincia, incluyendo los cuatro del municipio Pinar del Río.

El servicio del Hospital Hospital General Docente Abel Santamaría Cuadrado le presta atención a la población de los municipios de Pinar del Río, Consolación, Los Palacios, Viñales, La Palma, Minas, San Juan y San Luis.

Caracterización del resto de los servicios de la provincia.

Servicio de Nefrología del Hospital "Comandante Pinares", San Cristóbal. En el año 1997 se ubica al Dr. Orosmán Cuesta Paneco, graduado en el INEF, en el Hospital Comandante Pinares de San Cristóbal con el objetivo de atender a los enfermos renales de la región oriental de la provincia y ayudar en las gestiones para construir un centro de diálisis en dicho hospital.

El 1 de agosto 2003 se produce la apertura el servicio de Nefrología en la ciudad de San Cristóbal con nueve riñones artificiales, tres camas para diálisis peritoneal y tres nefrólogos (doctores Orosmán Cuesta Paneco, Bárbara Valiente Luján y Belkis Morejón González). Además contaba con nueve enfermeras. Atiende a los enfermos procedentes de los municipios de San Cristóbal, Los Palacios y Bahía Honda

El servicio desarrolla un trabajo encomiable con resultados impresionantes en el reúso de dializadores, logrando usarlos más de 20 veces, que lo ha llevado a nombrarse como centro de referencia para el resto del país.

Posteriormente con la nueva reestructuración de provincias este hospital pasó a la provincia Artemisa.

Servicio de Nefrología del Hospital General "Augusto César Sandino" en la ciudad de Sandino

El 30 de junio 2004 se produjo la apertura de la unidad de diálisis en la ciudad de Sandino con siete riñones artificiales, un nefrólogo, Juan M. Rubio Cala, y siete enfermeras, siendo la jefa la Lda. Norkis Moreno. Le oferta el servicio a los municipios de Sandino, Guane y Mantua.

En el 2005 se incorpora de forma transitoria el Dr. Joachín Barrios Camba, médico general que se entrenó en el mismo Servicio. Posteriormente comienzan en el 2006 los especialistas en nefrología Dra. Nadienka Rodríguez Romero y en el 2009 los Dres. Osniel Bencomo Rodríguez y Yaima Febles Muñiz. Un año después la Dra. Nadienka Rodríguez es sustituida por la Dra. Daylin Hernández Fuentes y es trasladada al Hospital Pediátrico Pepe Portilla y posteriormente en 2013 al Hospital Hospital General Docente Abel Santamaría Cuadrado hacia donde también es trasladada ese año la Dra. Yaima Febles Muñiz.

Un año después el Dr. Rubio fue a cumplir colaboración en Ecuador siendo sustituido por la Dra. Oderkys Pineda.

 

CONCLUSIONES

Se da a conocer como se inició y desarrolló la especialidad de Nefrología en la Provincia de Pinar del Río desde 1974 al 2015, a partir de los testimonios del autor y profesionales y técnicos que participaron en su desarrollo, resaltando las dificultades que tuvieron que enfrentar sus protagonistas y los logros obtenidos en los aspectos asistencial, docente e investigativo que le han merecido reconocimiento tanto provincial como nacional.

 

 

Leonel Soto León: Médico. Especialista de Segundo Grado en Nefrología y de Primer Grado en Medicina Interna. Profesor Consultante y Auxiliar. Cátedra de Nefrología. Hospital General Docente Abel Santamaría Cuadrado. Pinar del Río. Cuba. Si usted desea contactar con el autor de la investigación hágalo aquí



Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.