Sepultado el Dr. René Hernández Valdés, prestigioso pediatra pinareño creador de la concepción de la madre acompañante en hospitales pediátricos cubanos

6 octubre 1929-8 diciembre 2019

El querido pediatra pinareño Dr. René Hernández Valdés (Fig. 1), falleció en horas de la mañana del 8 de diciembre de 2019 en su domicilio acompañado de sus familiares y amigos más allegados, tras una prolongada convalecencia.

Dr. René Hernández Valdés

El también Especialista de Segundo Grado en Pediatría, de 90 años de edad, era natural de Pinar del Río, y procedía de una familia de origen humilde, graduado de doctor en Medicina en 1955 en la Universidad de La Habana comenzando una extensa trayectoria en la salud pública cubana en Vueltabajo.

Su desempeño como médico se inició compartiendo la consulta sin cobrar salario alguno con quien constituyó su paradigma como profesional de la salud, el Dr. Tebelio Rodríguez del Haya, y aprendiendo a combatir el abandono y dolor de los más desposeídos de la época. Trabajó en la Policlínica Los Ángeles, ubicada en el actual Policlínico Universitario Pedro Borrás Astorga en la ciudad cabecera de Pinar del Río, donde se vinculó con la actividad de los grupos de la clandestinidad en las luchas contra la tiranía batistiana además de laborar en el Dispensario Antituberculoso de la provincia.

En 1957 fue nombrado por la entonces Jefatura Local del Ministerio de Salubridad y Asistencia Hospitalaria como médico pediatra en la Organización Nacional de Dispensarios Infantiles ONDI en Consolación del Sur.

Al triunfo de la Revolución, en 1960 la dirección del Sanatorio de la Colonia Española lo asigna como médico interno por contratación, y en 1961 ingresa como miembro de la Sanidad Militar de la Dirección Regional Ejecutiva de Pinar del Río, y nombrado por el ministro de salud pública en el Negociado Nacional de Vacunación, en la dirección de enfermedades transmisibles.

Al año siguiente, la entonces Dirección Regional de Salud, lo reubica como médico general auxiliar de Pediatría en el Hospital Civil de Pinar del Río Dr. León Cuervo Rubio, prestando servicios en comisión al mismo tiempo en el Hospital Provincial Materno Infantil Obrero hasta que en 1962 con el inicio de las reestructuraciones de la salud revolucionaria, es trasladado al Sanatorio de la Colonia Española para la actividad pediátrica con cargo de subdirector administrativo.

En mayo de 1964 la dirección de salud pinareña solicita su desempeño en la Empresa de Clínicas Mutualistas junto al Dr. Gilberto Castañeda Pestano hasta el 1º de enero de 1966 en que fue nombrado por el ministro de salud pública director del entonces Hospital Infantil Ciro Redondo, actual Hospital Psiquiátrico Provincial Isidro de Armas, alternado sus actividades en el Centro Nutricional pinareño.

En 1966, fue nombrado director del Hospital Provincial Pediátrico Docente Pepe Portilla hasta 1987 en que pasa a Jefe del Departamento de Cruz Roja hasta 1994, en que se desempeña como funcionario asesor del área de hospitales de la Dirección Provincial de Salud y en el 2015 asume estas funciones en el hospital pediátrico provincial, actividad que mantuvo hasta su deceso.

La historia de vida profesional del doctor René, como siempre fue ampliamente conocido por el pueblo pinareño, ha sido muy fecunda. Su desempeño personal en cada actividad dada su exigencia y requerir siempre el máximo en el cumplimiento del deber de cada profesional, técnico, estudiante u otro trabajador del sector a partir de su propio ejemplo. Innumerables anécdotas se conservan en la memoria de médicos, enfermeras, estudiantes, dirigentes y otros trabajadores del sector en la provincia y en el país.

Un detalle aun poco conocido en el salubrismo cubano lo constituyó el haber sido el creador de la concepción de la madre acompañante en hospitales pediátricos, algo hoy día tan natural en nuestras instituciones hospitalarias pediátricas que el solo detalle de pensar que no estén al lado de sus hijos, sería inadmisible al razonamiento de los cubanos. Fue en mayo de 1965 en un evento nacional donde presentó la propuesta de la necesidad de incorporar en el sistema de atención hospitalaria pediátrica, que la madre acompañara a sus hijos durante su ingreso en los servicios a partir de una experiencia realizada en el hospital pediátrico bajo su dirección. La propuesta pinareña de la madre acompañante suscitó de inicio criterios desfavorables que fueron apoyados con diversas justificaciones por muchos, y muy pocos a favor, pero al final razonablemente, fue aceptada para extender a los servicios pediátricos del país resultando un beneficio para la calidad de la atención pediátrica hasta nuestros días.

Su participación en eventos y actividades de superación fueron numerosas y variadas como la capacitación recibida en la antigua URSS en 1974, otras por la OPS y de preparación como cuadro que le permitieron mantener sus funciones por más de 20 años, por lo que se le conoce como decano de los directores de hospitales pediátricos cubanos.

Entre los numerosos reconocimientos están los de Vanguardia Nacional, el Escudo Pinareño que dedicara a su maestro el doctor Tebelio Rodríguez, los de la Universidad de Ciencias Médicas de Pinar del Río como docente, y el que consideró siempre como el más preciado, la Medalla 23 de agosto que le otorgara la Federación de Mujeres Cubanas en reconocimiento a su trayectoria a favor de la mujer y el cuidado y defensa de los niños.

Nos deja físicamente un profesional de la salud de reconocido prestigio con una amplia obra de vida para el salubrismo cubano que se deberá promover entre las nuevas generaciones de trabajadores del sector como ejemplo de ciudadano y trabajador revolucionario comprometido con su tiempo y con su pueblo. Dejó la vida como lo que fue, un sencillo pero comprometido médico.

A sus familiares y amigos las más sentidas condolencias y el compromiso de que su obra será recordada hasta el fin de los tiempos. Descanse es paz, querido amigo doctor René.

Historial:


Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.