EDITORIAL: Las enfermedades Crónicas no Transmisibles constituyen hoy en día un problema muy serio en los países con un desarrollo adecuado en la atención medica, siendo Cuba uno de ellos.
EDITORIAL

 

Las enfermedades Crónicas no Transmisibles constituyen hoy en día un problema muy serio en los países con un desarrollo adecuado en la atención medica, siendo Cuba uno de ellos

Mejores condiciones higiénicas, campañas masivas de vacunación, atención de salud en el nivel primario eficiente unido a un desarrollo social nivelado para todas las capas de población, han provocado una disminución y en algunos casos erradicación de las enfermedades transmisibles y han incrementado la esperanza de vida, incrementándose la cantidad de personas de la llamada tercera edad.

Ello trae aparejado el incremento de enfermedades Cardiovasculares, Vasculocerebrales, Diabetes Mellitus e Insuficiencia Renal Crónica, entidades todas que provocan un alto costo económico y social. Todos conocemos que el tratamiento de los pacientes con Insuficiencia Renal Crónica constituye una erogación  monetaria millonaria que muchos países no son capaces de soportar; la cantidad de enfermos con Hipertensión Arterial se incrementa cada día y ya la tiene cerca de un 25 % de la población.

Además todas estas enfermedades se interrelacionan y provocan un círculo vicioso donde una produce a la otra y esta agrava a la inicial.

El presidente de la Sociedad Internacional de HTA manifestó en el Congreso Nacional de Hipertensión Arterial Cubano que el costo monetario que implica el tratamiento farmacológico de los hipertensos no puede ser absorbido por el sistema de salud de ningún país por mucho desarrollo económico que tenga.

Es por ello que desde hace varios años, la tónica de los Congresos Internacionales donde se debaten las Enfermedades Crónicas no Transmisibles ha ido cambiando, y si en un inicio solo se hablaba de nuevos medicamentos, nueva tecnología, la realidad ha hecho que actualmente se haga énfasis en la prevención.

No es lo mismo tratar un paciente con una TA de 150/90 que a uno con 200/120 mmHg. Por supuesto, en el primer caso será mucho más fácil y económico, pero fundamentalmente las complicaciones serán mucho menores. Igual ocurre con los diabéticos, los cardiópatas, enfermedades renales crónicas, etc.

Este cambio de mentalidad a nivel mundial nos obliga a mejorar nuestra acción a nivel de Atención Primaria, ya que para lograr los objetivos propuestos es necesario detectar y tratar tempranamente a los portadores de estas enfermedades, obligando a las Especialidades que las atiendan a  trabajar en conjunción con los Especialistas de MGI para poder dar un vuelco espectacular y mejorar los ya buenos resultados que estamos obteniendo en el tratamiento de las Enfermedades Crónicas no Transmisibles.

 

Dr. Leonel Soto León.



Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.