EDITORIAL. Algunos aspectos sociales de la salud mental

EDITORIAL

 

Algunos aspectos sociales de la salud mental

 

Some social aspects of mental health

 

La preocupación del hombre por el conocimiento de la enfermedad mental y su tratamiento, data de los albores mismos de la civilización.

Este arduo proceso, en el contexto general del desarrollo de la ciencia, tiene sus primeras manifestaciones en la interpretación divina de los fenómenos observados, transitando por una etapa biologicista, seguida por un período de sublemación de los aspectos netamente psicológicos, hasta arribar, en la actualidad, a una concepción que integra el sustrato biológico a la influencia innegable de la sociedad y como producto elaborado por ellas, la vertiente psicológica.

En este aspecto, y a pesar de sus detractores han sido decisivos los aportes de la filosofía marxista.

En su libro «Materialismo histórico», Kelle y Kovalzon señalan:"....El nacimiento de un individuo en determinadas condiciones de lugar y tiempo lo liga a un determinado ambiente social, nacional, etc. y predetermina de este modo y en cierta medida el carácter de su desarrollo individual, su destino. Precisamente el ambiente social forma la personalidad, incluso desde el punto de vista permanente biológico, el hombre no existe y no puede existir fuera de la sociedad, fuera de un determinado ambiente material y cultural".

Por tanto, la menor o mayor «sanidad» de estos factores interactuantes determinarán su futuro como hombre sano o mentalmente enfermo.

Vale insistir en que existen enfermedades mentales cuya etiopatogenia está dada fundamentalmente por la asociación de factores nocivos de carácter exógeno vinculados con el escenario micro o macro social en que el individuo se desenvuelve y otras cuyo origen tiene un carácter intrínseco, eminentemente dependiente de factores bioquímicos, endocrinos o genéticos, pero aún en estas últimas, el hombre que las sufre no deja de constituir un ser social y por tanto, permeable a la influencia de dicho medio.

Tal ha sido la irreputable evidencia de este hecho que, incluso en el mundo capitalista actual, se ha ido desarrollando, aún sin una clara concepción histórico - materialista, un vasto movimiento tendiente a desplazar el peso de las acciones en Salud Mental del plano institucional-restrictivo al ámbito comunitario.

El triunfo revolucionario en nuestro país propició un crecimiento acelerado del potencial humano, técnico y científico encargado de la atención a estos problemas.

El nuevo Hospital Psiquiátrico de la Habana humanizó las condiciones de vida de los pacientes ingresados y aplicando el principio marxista del trabajo como factor esencial en el desarrollo del ser humano, creó un sistema de rehabilitación que, en el plano intrahospitalario propició la incorporación creciente del paciente a un conjunto de actividades científicamente organizadas y progresivamente complejas de Terapia Ocupacional tendientes a lograr su rehabilitación y el rescate de sus capacidades, complementado con un subsistema extrahospitalario de incorporación a tiempo total a actividades laborales protegidas con la finalidad última de lograr su total reinserción social.

Una muestra más reciente de esta decisión de perfeccionamiento, lo constituye el fortalecimiento del subsistema de atención primaria, centrado en el médico y la enfermera de la familia y en este mismo ámbito el propósito, vigente ya desde hace algunos años, de reorientar las acciones de la Psiquiatría a la Atención Primaria en la búsqueda de convertir a la comunidad en el escenario fundamental de su que hacer, con énfasis especial en la promoción de la salud, buscando modificar los estilos de vida inadecuados y detectar y combatir los factores de riesgo para la Salud Mental.

En este espacio se inscribe la creación y constitución de los Centros Comunitarios y Equipos de Salud Mental, como centros rectores de declarar acciones y responsables, en estrecha conjunción con el médico y la enfermera de la familia, del diagnóstico de los problemas inherentes a la Salud Mental y la adopción de programas de acción pertinentes a cada situación particular.

Es en esta trinchera donde hoy se centran los esfuerzos fundamentales de nuestro Sistema de Salud y de nuestros profesionales Técnicos de la Salud Mental.

El camino a recorrer es arduo y complejo, pero estamos convencidos de que este hermoso objetivo será cumplido y ello contribuirá de manera importante a la consecución de una vida más digna y plena para todo nuestro pueblo.

 

Dr. José Antonio Sánchez Rodríguez.
Instructor.
Hospital Psiquiátrico Docente Provincial "Isidro de Armas Rodríguez".
Pinar del Río

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.