La educación en valores profesionales en la Filial de Tecnología de la Salud Simón Bolívar


Rev. Ciencias Médicas. Enero-febrero, 2014; 18(1):111-123

 

La educación en valores profesionales en la Filial de Tecnología de la Salud Simón Bolívar

Professional values education at Simon Bolivar Health Technology School

 

Leonel Gómez Báez1, Sergio Benito Díaz Martínez2, Camilo Barrios Morejón3, Esther Lidia Morejón Hernández3, Alina Padrón Echevarría4

1Licenciado en Educación. Especialidad Historia y Ciencias Sociales. Máster en estudios sociales. Filial de Tecnología de la Salud Simón Bolivar. Pinar del Río. Correo electrónico: leonel63@princesa.pri.sld.cu
2Licenciado en Educación. Especialidad Historia y Ciencias Sociales. Profesor Auxiliar. Filial de Tecnología de la Salud Simón Bolivar. Pinar del Río. Correo electrónico: sergiobd@princesa.princesa.sld.cu
3Licenciado en Educación. Especialidad Física y Astronomía. Máster en Educación. Asistente. Filial de Tecnología de la Salud Simón Bolivar. Pinar del Río. Correo electrónico: camilo64@princesa.pri.sld.cu elidia@princesa.pri.sld.cu
4Licenciada en Educación. Especialidad Biología. Asistente. Filial de Tecnología de la Salud Simón Bolivar. Pinar del Río. Correo electrónico: paz@princesa.pri.sld.cu

Recibido: 3 de octubre del 2013.
Aprobado: 13 de diciembre del 2013.

 


RESUMEN

Introducción: los valores se forman en el proceso de socialización bajo la influencia de diversos factores (familia, escuela, medios masivos de comunicación, organizaciones políticas, sociales, religiosas, etc). Integrar los valores al aprendizaje de manera intencionada y consciente significa no sólo pensar en el contenido como conocimientos y habilidades, sino en la relación que ellos poseen con los valores.
Objetivo: valorar la educación en valores profesionales de los estudiantes de Tecnología de la Salud de la Filial Simón Bolívar de Pinar del Río.
Material y método: en el estudio cualitativo de corte pedagógico, se usaron métodos teóricos y empíricos tales como el histórico-lógico y el sistémico- estructural, y la revisión documental para el análisis teórico.
Resultados: la educación en valores profesionales de los estudiantes de tecnología de la salud es un reto para los profesores, que deben potenciar la interdisciplinariedad desde el propio proceso docente educativo, centrado en los estudiantes, logrando integración coherente de todos los componentes didácticos, siendo el método muy importante en la dinamización del proceso.

Conclusiones: constituye una necesidad el desarrollo de una educación integrada, que significa la integración de todos los procesos universitarios hacia la formación y el desarrollo de los valores: en lo académico, lo laboral y lo investigativo; también en el aspecto curricular, el extracurricular y la vida universitaria en general. La educación en valores profesionales es renovadora, revolucionaria, para la vida, que permite transitar hacia un futuro mejor.

DeCS: Valores sociales; Educación.


ABSTRACT

Introduction: values are formed in the process of socialization under the influence of several factors (family, school, mass media, political, social, religious, etc). Integrating values intentionally and consciously to learning not only means thinking of the content as knowledge and skills, but of their relationship as values.
Objective: to evaluate professional values education in Simón Bolívar Health Technology School of Pinar del Río.
Material and Method: In a pedagogical qualitative study, theoretical and empirical methods were used, such as the historical and logical and the systemic-structural, and paper research for the theoretical analysis.
Results: professional values education of students in health technology is a challenge for teachers, which should enhance interdisciplinarity from the teacher educational process, student-centered, achieving consistent integration of all educational components, being the very important method in energizing the process.
Conclusions: it is a need to develop an integrated education, which means the integration of all school processes towards values training and development: in academic, labor and research, also in the curricular aspect, and the extracurricular and school life in general. Professional values education is refreshing, revolutionary, lively, allowing transition to a better future.

DeCS: Social values; Education.


 

INTRODUCCIÓN

El proceso revolucionario cubano desde 1959 ha sostenido como un pilar indiscutible para consolidar el desarrollo, la educación, para ello llevó a cabo una intensa campaña de alfabetización declarándose el 22 de diciembre de1962 Territorio libre de analfabetismo, lo que fue un paso indiscutible en logro de la justicia social y la equidad.

El pensamiento martiano como fundamento ideológico "Ser cultos es el único modo de ser libres" constituye paradigma para construir una sociedad superior "Con todos y para el bien de todos", a pesar del injusto bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos, no obstante, el gobierno revolucionario no ha descuidado la formación y superación del capital humano.

El proceso educacional cubano se ha caracterizado por un desarrollo ascendente desde la alfabetización, la Batalla por el sexto grado, la Batalla por el noveno grado, la consolidación del subsistema de educación de adultos en la Facultad Obrero Campesina sin discriminación de género, y ampliando el derecho de acceso a la Educación Superior mediante la universalización, con una calidad en el proceso formativo que lo hace merecedor del reconocimiento internacional, lo que evidencia el valor que se le atribuye a la educación integral de los ciudadanos y la preparación para la vida laboral.

Las universidades constituyen un escenario para preservar, promover y crear cultura, además de la investigación, el postgrado y la extensión universitaria a escala local en los municipios, brindando la posibilidad de potenciar los nexos entre las instituciones de la Educación Superior y los territorios, aglutinando una parte de los profesionales más calificados, con sus conocimientos, capacidades y tecnologías, para resolver de forma científica los problemas de la localidad.

Los profesores que trabajan en la Filial de Tecnología de la Salud son profesionales categorizados como docentes y otros, contratados a tiempo parcial para enfrentar este reto en las diferentes carreras, pero muchos no tienen formación pedagógica y la carera de Electromedicina en particular se nutre mucho de profesionales no docentes.

Los profesionales que se forman en este diseño deben caracterizarse por su competitividad en su desempeño laboral científico técnico y sólidos principios éticos, políticos e ideológicos acorde a las exigencias de la revolución cubana.

Para lo anterior se necesita un alto nivel político e ideológico, además de la actualización constante de los adelantos de la ciencia y la tecnología contemporánea para una educación en valores profesionales que le permitan su desempeño con excelencia.

Los diferentes puntos de vista acerca de la educación en valores están relacionados a interrogantes como: ¿qué son los valores?, ¿qué es la valoración?, ¿qué relación existe entre la educación en valores y el proyecto educativo?, ¿es tarea de la Universidad de Ciencias Médicas educar en valores?, ¿cómo podrá la Filial de Tecnología de la Salud medir la formación y el desarrollo de valores profesionales? Estas preguntas si bien no agotan las inquietudes y preocupaciones existentes, al menos introducen el análisis de los valores en la formación profesional de los tecnólogos de la salud.

La educación es una exigencia clave para el siglo XXI como proceso que sirve para  adaptarse a los imperativos del mundo en constantes cambios, particularmente del mundo del trabajo.1

Muchas de estas preocupaciones acompañan al mundo actual de modo más general, se habla de crisis de identidad, de fe y de epistemología. De identidad por la ausencia de un sentido claro de pertenencia y por la carencia de proyectos comunes unificadores; de fe, por la incapacidad de creer en algo, por la imposibilidad de cambio y la falta de confianza en el futuro y; epistemológica, por la supremacía del conocimiento y la razón, que se expresa en una racionalidad instrumental-administrativa-gerencial, capaz de aplastar lo afectivo y sentimental.

Cuando los valores que porta el profesor son legítimos, auténticos, los alumnos se sienten identificados con el profesor, si el profesor es genuino, en él están expresados los valores de la sociedad a que aspiramos.2

Algunos afirman que vivimos en una sociedad sin valores; otros que han aparecido nuevos valores asociados al nuevo paradigma socioeconómico y cultural; también hay quien dice que el problema está en la existencia de multivariedad de valores, lo que produce confusión y desorientación en la actuación y valoración de los seres humanos. Quizás esté ocurriendo todo ello, valdría la pena abordar el asunto teniendo en cuenta que en todas las sociedades y en las diferentes épocas el hombre como guía ha tenido que enfrentar sus propios retos de desarrollo, ¿por qué no podría hacerse ante el acelerado desarrollo científico-tecnológico y la globalización del mundo actual?

Su educación es un proceso activo, complejo y contradictorio como parte de la formación de la personalidad y en el que intervienen diversos factores socializadores, como la familia, la escuela, la comunidad, los medios de comunicación masiva, las organizaciones políticas y de masas, entre otros.3

Los valores no son inmutables ni absolutos, su contenido puede modificarse por circunstancias cambiantes y pueden expresarse de manera diferente en condiciones concretas también diferentes. En la medida en que los seres humanos se socializan y la personalidad se regula de modo consciente, se va estructurando una jerarquía de valores que se va haciendo estable, aunque puede variar en las distintas etapas de desarrollo y situaciones concretas. Son significaciones sociales que poseen las cosas, las personas, etc. Dicha significación se refiere al grado en que se expresa el progreso y el redimensionamiento humano en cada momento histórico o circunstancia particular.

En uno de sus escritos, "El Socialismo y el hombre en Cuba", el Che aborda la necesidad de formar un hombre nuevo en el período de construcción de la sociedad socialista y expone como fundamentos que la imagen de ese hombre que se quiere con la nueva conciencia socialista, con los nuevos valores, todavía no está formada, y diría: "Su imagen no está todavía acabada; no podría estarlo nunca ya que el proceso marcha paralelo al desarrollo de formas económicas nuevas» …"las tareas del pasado se trasladan al presente en la conciencia individual y hay que hacer un trabajo continuo para erradicarlas". 4

Integrar los valores al aprendizaje de manera intencionada y consciente significa no sólo pensar en el contenido como conocimientos y habilidades, sino en la relación que ellos poseen con los valores. El conocimiento posee un contenido valorativo y el valor un significado en la realidad, el que debe saberse interpretar y comprender adecuadamente a través de la cultura y por lo tanto del conocimiento científico y cotidiano, en ese sentido el valor también es conocimiento, pero es algo más, es sentimiento y afectividad en el individuo. Así el aprendizaje de un conocimiento científico o profesional debe ser tratado en todas sus dimensiones: histórica, política, moral, etc., es decir subrayando la intencionalidad hacia la sociedad, donde se exprese la relación ciencia, tecnología, sociedad, y estén presentes los análisis cualitativos, los enfoques de procesos y la motivación. Del mismo modo que es posible tratar un valor desde el contenido, también lo es desde el saber hacer de éste (la habilidad y la capacidad). Visto así el proceso de enseñanza-aprendizaje adquiere un nuevo contenido por su carácter integral.

El presente trabajo tiene como objetivo valorar la educación en valores profesionales de los estudiantes de Tecnología de la Salud en la Filial Simón Bolívar de Pinar del Río.

Para el logro del objetivo propuesto se utilizaron como métodos investigativos el histórico, el lógico y el sistémico para la conformación teórica y conceptual del tema, así como el análisis bibliográfico, comprendido en el estudio de la literatura de la especialidad y de las principales experiencias reportadas en textos, publicaciones seriadas, electrónicas, y conferencias de Cuba y el mundo.

Para ello tomaremos como universo a los estudiantes de la carrera de Tecnología de la Salud de la Filial Simón Bolívar de Pinar del Río y como muestra a los estudiantes de la carrera de Electromedicina y los profesores de dicha carrera.

Se realiza una investigación acerca de la educación en valores profesionales a través de la labor docente, investigativa y extensionista, pues mejoraría la calidad política, humanista y profesional de los estudiantes de esta carrera.

 

DESARROLLO

El proceso docente educativo siempre forma y desarrolla valores, el asunto a reflexionar está: ¿en qué valores se quiere incidir en el proceso, para qué, y cómo?, la cuestión radica en la necesidad de explicitar, sistematizar e intencionalizar en el proceso de enseñanza-aprendizaje, "lo educativo", que por supuesto integra el proceso formativo.

Intencionar: Encaminar el proceso docente-educativo hacia el modelo ideal de formación. Desarrollar el vínculo con la realidad a través de lo socialmente significativo de ésta en el proceso docente-educativo, dando sentido a la formación socio humanista. Determinar estrategias didácticas que involucren a los sujetos del proceso en una actividad consciente, protagónica y comprometida.

Explicitar: Eliminar el currículo oculto, precisando la cualidad orientadora del proceso docente-educativo. Precisar los contenidos de los sistemas de valores a formar y desarrollar según la aspiración social.

Particularizar: Integrar las particularidades de la formación y el desarrollo de los valores a la didáctica del proceso de formación (conocer las particularidades del sujeto y sus relaciones, y evaluar las condiciones para llevar a cabo el proceso). Enriquecer la didáctica del saber y del saber hacer; del contenido y del método, etc., así como apoyarse en ellas. Pero hay que pensar con carácter creador, hay que tener desarrollado el espíritu crítico y autocrítico sobre su propio trabajo.5

Visto de otro modo, es la reflexión del profesor sobre el valor educativo de sus acciones en el proceso, de sus intenciones, de lo valorativo en los contenidos, del valor del método, etc. lo que implica establecer prioridades. "la justificación de los contenidos debe basarse, no sólo en criterios disciplinares, derivados del lugar que esos contenidos ocupan en la estructura de esa disciplina, sino también en las metas educativas fijadas para esa materia en esa etapa.6

La dirección pedagógica no puede entenderse como una relación mecánica estímulo-reacción: se trata más bien de la sistematización de las influencias educativas sobre la base del encargo social que persigue la formación de un modelo de hombre o mujer.

La didáctica es la ciencia que estudia el proceso docente educativo para proponer su realización consecuente con las finalidades educativas, entonces, intencionar y explicitar a través de la didáctica, el proyecto educativo significa definir y profundizar en los valores y por tanto en lo educativo, haciendo que las finalidades educativas expresen el compromiso con la realidad.

Por tanto, la didáctica se desarrolla con una u otra intencionalidad, en dependencia de la práctica educativa que se quiera alcanzar, y del compromiso del profesor. Pero no basta con la claridad de la intencionalidad, sino hay que hacerla explícita y sistematizarla en la propia didáctica, de ahí que deban precisarse un conjunto de principios teórico-metodológicos, para dicha educación comprometida, valorativa, reflexiva y en valores, los que deben tenerse en cuenta en las diferentes estrategias a desplegar.

La educación en valores es un proceso sistémico, pluridimensional, intencional e integrado que garantiza la formación y el desarrollo de la personalidad consciente; se concreta a través de lo curricular, extracurricular y en toda la vida.7

Educar en valores significa contribuir a la función integradora del individuo mediante la valoración de las contradicciones de la motivación, los intereses, etc.

Los valores profesionales son entendidos como valores humanos contextualizados y dirigidos hacia la profesión; son cualidades de la personalidad profesional que expresan significaciones sociales de redimensionamiento humano y que se manifiestan relacionadas al quehacer profesional y los modos de actuación.8

Los valores interiorizados conforman la esencia del modelo de representaciones personales, constituyen el contenido del sentido de vida, y de la concepción del mundo, permiten la comprensión, la interpretación y la valoración del sujeto y brindan la posibilidad de definir el proyecto de vida, integrado por objetivos y finalidades para la actividad social.

Los valores no se enseñan y aprenden de igual modo que los conocimientos y las habilidades, y la escuela no es la única institución que contribuye a la formación y desarrollo de éstos. Otra peculiaridad de la educación en valores es su carácter intencional, consciente y de voluntad, no sólo por parte del educador, sino también del educando, quien debe asumir dicha influencia a partir de su cultura, y estar dispuesto al cambio.

Este proceso de educación en valores profesionales se desarrolla para que el individuo, como ser social, responda a las exigencias sociales del contexto en el que transcurre la vida del sujeto.

Es a través del método que el profesor presenta el contenido al alumno para que este desentrañe, mediante la práctica, la naturaleza de las cosas, descubra sus leyes, sepa que necesidades puede satisfacer y el significado que poseen según sus intereses y los de la sociedad.9

Condiciones para la educación en valores profesionales.

Las condiciones necesarias para la educación en valores profesionales a los tecnólogos de la salud son tres:

Primera: caracterizar al estudiante en cuanto a: determinantes internas de la personalidad (intereses, valores, concepción del mundo, motivación, etc.); actitudes y proyecto de vida (lo que piensa, lo que desea, lo que dice y lo que hace).

Cada docente y el profesor guía debe conocer las caracterizaciones de sus estudiantes. Se debe de considerar como un proceso dinámico y continuo de investigación - acción con su diagnóstico, intervención y modificación- transformación de las diferencias detectadas.

En la caracterización la creatividad de los profesores guías facilitará obtener la información necesaria para determinar las características individuales y grupales y contribuir con su estrategia, a través de los Proyectos Integrales de Trabajo Educativo (PITE), a que el grupo y cada integrante pueda desarrollar las cualidades necesarias.

Segunda: conocer el entorno ambiental para determinar el contexto de actuación (posibilidades de hacer).

Tercera: definir un modelo ideal de educación.

La educación en valores profesionales fortalece en los estudiantes:

· El desarrollo de la capacidad valorativa en el individuo y permite reflejar adecuadamente el sistema objetivo.

· El desarrollo de la capacidad transformadora y participativa con significación positiva hacia la sociedad.

· El desarrollo de la espiritualidad y la personalidad hacia la integralidad y el perfeccionamiento humano.

· Transforma lo oficialmente instituido a través de las normas morales, los sistemas educativos, el derecho, la política y la ideología.

Los valores son componentes de la personalidad, sus contenidos y sus formas de expresión a través de conductas y comportamientos, por lo tanto sólo se puede educar en valores a través de conocimientos, habilidades de valoración-reflexión y la actividad práctica.

La educación en valores en la Universidad está dirigida hacia el desarrollo de la cultura profesional. Ello reclama y exige de una cultura integral en la formación profesional de los futuros tecnólogos. Necesita profesionales con motivaciones y capacidades para la actividad creadora e independiente, tanto en el desempeño laboral como investigativo, ante los desafíos del conocimiento e información científico-técnica y de la realización de su ideal social y humano.

El fortalecimiento de la formación integral de los futuros profesionales de Tecnología de la Salud es impostergable, porque la sociedad necesita de la ciencia y la tecnología como factores estratégicos del desarrollo.

En estas condiciones la formación integral y especializada de los tecnólogos de la salud son dos pilares de la profesionalidad. Para lograr entonces un proceso de formación de valores eficiente en nuestras universidades se debe tener en cuenta una serie de condiciones positivas que lo favorezca, estas se revelan como las características del proceso de educación de valores en la Enseñanza Universitaria.10

De ahí que la formación socio humanista en particular adquiera mayor significado en cuanto a la creación de una cultura que permita interpretar el paradigma vigente. La Universidad de Ciencias Médicas y particularmente la Tecnología se hallan ante el reto de asumir la propuesta de una formación integral de los profesionales, donde la cultura socio humanista debe ser ampliada y los valores intencionados y explicitados en el proceso docente-educativo.

Es importante para educar en valores, "la acción planificada, intencionada, orientada y controlada que ejercen la familia, la escuela y la comunidad mediante el ejemplo personal en las actuaciones de los adultos responsabilizados con el encargo social de la formación de las nuevas generaciones".11

Si bien se han obtenido valiosos resultados en la Universidad de las Ciencias Médicas en el logro de la vinculación entre la actividad académica y la laboral-investigativa, es decir, entre el estudio y el trabajo, aún existe una dicotomía entre la formación socio humanista y la tecnológica en las carreras de Tecnología, que se expresa tanto en los planes y programas de estudio como en el propio proceso docente educativo y en la cultura integral de los profesores de ciencias técnicas y de ciencias sociales y de formación general al abordar los contenidos propuestos. "La preparación y superación pedagógica y científico-técnica de todo el personal docente constituye hoy tarea de primer orden. La aspiración de convertir a toda Cuba en una gran universidad, implica que todo profesional debe ser, potencialmente, un profesor universitario."12

En particular la educación médica superior tiene hoy un reto importante dado precisamente por el carácter de la medicina cubana, basado en la moral y en la ética de los trabajadores de la salud, cuyos valores de constancia, valentía, ejemplaridad, solidaridad, modestia, creatividad, orden y conocimiento deberán estar presentes.13

Los valores profesionales son entendidos como aquellas cualidades de la personalidad profesional que expresan significaciones sociales de redimensionamiento humano y que se manifiestan relacionadas al quehacer profesional y modos de actuación. Los valores profesionales no son más que los valores humanos contextualizados y dirigidos hacia la profesión. Sus significados se relacionan con los requerimientos universales y particulares a la profesión. Los valores profesionales constituyen a su vez rasgos de la personalidad profesional y contribuyen a definir una concepción y sentido integral de la profesión.

La personalidad profesional se manifiesta a través del conjunto de rasgos presentes en el individuo, en la actividad profesional, en los marcos de determinada comunidad y contexto, ejemplos de ello:

· Amor a la actividad profesional.

· Sentido de respeto socio profesional.

· Estilo de búsqueda profesional creativo-innovador.

La formación y el desarrollo de valores profesionales deben partir del modelo del profesional, de la cultura profesional. El modelo de formación del profesional debe ser sistémico y pluridimensional, conteniendo en sí el sistema de valores de la profesión, integradas todas las dimensiones que lo conforman.

En cada una de las dimensiones se forman valores dialécticamente vinculados unos con otros.

La dimensión cognitiva supone que a través de los conocimientos que el estudiante va adquiriendo, se pasa del nivel reproductivo al creativo. La verdad como valor induce por tanto a la búsqueda infatigable del saber. Pero el saber interactuando con los valores de las otras dimensiones permite revelar de éste su contenido valorativo al estudiante.

La dimensión técnica enfatiza en la necesidad de intervenir a partir de los conocimientos científicos de manera eficiente y eficaz en la actividad laboral. La eficacia como valor apunta al hecho de poder precisar la incidencia técnico-económica con menor costo natural y humano, y con máxima calidad, como también en el cumplimiento de los objetivos y las finalidades; del mismo modo, en un sistema de valores, ella adquiere nuevos significados en tanto que no se realiza en sí misma, sino con eficacia, con creatividad, responsabilidad, modestia, etc.

La dimensión ética subraya la responsabilidad que contrae el profesional de la salud con su entorno natural y social. Aquí se destaca la dignidad profesional como valor supremo a alcanzar teniendo en cuenta que a través de ella se patentiza el respeto hacia la profesión, pero un respeto que se significa en relación con una comprensión de la realidad en que se vive y de un compromiso con ella. Se aspira a un ser humano con una moral superior de trabajo y de relaciones con el pueblo en la actividad de atención médica, ajena a toda manifestación individualista.14

La dimensión estética propicia el fomento del gusto y la sensibilidad por la actividad profesional. La belleza como valor destaca el desarrollo de la preocupación estética por los resultados de la profesión así como la satisfacción por la obra a realizar.

Ello incluye el altruismo, el colectivismo, el compañerismo, la correcta conducta social, el estudio consciente y sistemático, la honestidad, el mérito, el patriotismo, el cuidado de la propiedad social, fidelidad a la Revolución, la solidaridad y la virtud, entre otros.15

La dimensión político-ideológica tributa a la formación del valor patriotismo y de poseer una identidad nacional.

En este modelo de valores profesionales se consideran valores supremos o nucleicos a formar, los que aparecen en las dimensiones ética y político-ideológica a través de la dignidad profesional entendiéndose por ello: la actitud moral del individuo hacia sí mismo, y de la sociedad hacia él. Es el conjunto de actitudes de respeto a sí mismo, a la Patria y a la humanidad. Es un modo de comprender su deber y su responsabilidad ante la sociedad y de regular el respeto y el reconocimiento de la sociedad a su personalidad, y por tanto sus derechos. Es una manifestación de ejemplaridad. La dignidad profesional se refiere al desarrollo del ejercicio de la profesión.

Limitaciones detectadas en el proceso formativo para la educación en valores profesionales en la FTS

Se observaron 26 actividades docente-metodológicas: clases, preparaciones de las asignaturas, reuniones metodológicas, clases metodológicas y análisis de programas de diferentes asignaturas.

El análisis posterior de estas actividades nos permitió arribar a las siguientes valoraciones con respecto a la educación en valores profesionales en los tecnólogos de la salud:

- Aunque se declaran los objetivos a cumplir con carácter interdisciplinario y se definen los valores profesionales y morales a formar, no se trabaja con intencionalidad, basado esencialmente en la función informativa y no formativa que debe caracterizar el PDE desde la Filial.

- Se planifica la práctica asistencial vinculada a las áreas de salud municipales, que a pesar de estar completamente diseñada a partir del encargo social, desde nuestro criterio sufre transformaciones al llegar al territorio.

- Otra de las limitaciones que debilitan los impactos positivos están dados en la relación sujeto-sujeto, en la comunidad académica de la filial, así como en la formación de los discentes tales como:

1. Informativa.

2. Escasez de bibliografía actualizada en muchas disciplinas.

3. Limitado contacto con científicos y especialistas.

4. Organizativa.

5. Las investigaciones ocupan un segundo plano. Rigidez y tiempo limitado.

6. Metodológicas.

7. Inercia o resistencia al cambio.

8. Falta de creatividad e iniciativa de los profesores en la toma de decisiones.

9. Visión del proceso de Enseñanza-Aprendizaje centrado en el profesor por una parte del claustro.

 

CONCLUSIONES

La educación en valores es un proceso sistémico, sistemático, pluridimensional, intencional e integrado que garantiza la formación y el desarrollo de la personalidad consciente del profesional; se concreta a través de lo curricular, extracurricular, lo extensionista, investigativo, la educación en el trabajo y en toda la vida.

La interrelación entre la ciencia, la docencia y profesión, desempeña un importante papel en la formación profesional, en la responsabilidad ante el estudio, el trabajo, la investigación y el humanismo de los futuros tecnólogos de la salud.

La educación en valores profesionales es renovadora, revolucionaria, para la vida, pues permite transitar hacia un futuro mejor.

La Filial de Tecnología de la Salud tiene la responsabilidad de potenciar su función formativa con un carácter axiológico educativo para lograr profesionales integrales.

Los profesionales egresados de la Filial de Tecnología de la Salud deben expresar un alto nivel científico, tecnológico, humanista y una elevada cultura política e integral, que le permita enfrentar el futuro como expresión del desarrollo de las fuerzas productivas contemporáneas.

La educación en valores profesionales de los estudiantes de la Filial de Tecnología de la Salud es un reto para los profesores, que deben potenciar la interdisciplinariedad desde el propio proceso docente educativo, centrado en los estudiantes, logrando integración coherente de todos los componentes didácticos, siendo el método muy importante en la dinamización del proceso.

La necesidad de concientizar y educar en valores profesionales exige la intervención en la educación formal que deberá consolidarse sobre la base de la propia identidad de cada territorio.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. López Bombino LR. El saber ético de ayer y hoy. Ciudad Habana: Editorial Félix Varela; 2004. t I;  245, 246-248.

2. González Sosa AM, Reinoso Capiro C. Nociones de sociología, psicología y pedagogía. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 2002: 310, 312.

3. Castro Ruz, F. Discurso pronunciado en la inauguración de la Escuela Formadora de Trabajadores Sociales de Villa Clara. Santa Clara: 16 de octubre de 2001.

4. Bustamante Alfonso LM, Camejo Esquijarosa D. El ideario del Che y la educación en valores para el nuevo modelo de formación de profesionales de la salud. Educ Med Super [revista en la Internet]. 2008 Jun [citado 2013 Mayo 29]; 2(2): Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21412008000200008&lng=es.

5. García Batista G. Compendio de pedagogía. Rev Pedag Univ. 2001; 6(1):15-9.

6. Pozo J. Aprendizaje de contenido y desarrollo de capacidades en la educación secundaria, en Psicología de la instrucción: la enseñanza del aprendizaje en la educación secundaria. Barcelona: España; Ed. Horsori; 1998: 46.

7. D' Angelo O. Provida. Autorrealización de la personalidad. La Habana: Ed. Academia; 1996.

8. Delgado Abreu OL. La misión axiológica del profesor universitario a través de la Visión de Bolívar y Martí. Cuadernos de Educación y Desarrollo. agosto 2009; 1(6).

9. Barbier JM. La evaluación en los procesos de formación. Barcelona: Paidós; 2008: 8. Disponible en: http://www.metabase.net/docs/upn/11473.html [citado enero 2011].

10. Concepción Pacheco JA, Amador Díaz E. La competencia comunicativa y su relación con la enseñanza del idioma Inglés en las Ciencias Biomédicas. Gaceta Médica Espirituana [revista en internet] 2006[citado enero 2011]; 8(3): 31. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/gme/pub/vol.8.(3)_07/p7.html.

11. Báxter Pérez E. El reto de educar en valores. Granma: 25 de junio 2009. [citado enero 2011]

12. Del Sol Liriano EC. Formación del profesorado de Ciencias Médicas para asumir la Educación en Valores. Revista Portales Médicos[internet]. 22 marzo del 2012 [citado enero 2013]; 8(6): Disponible en: http://www.portalesmedicos.com/publicaciones/articles/4208/1/.

13. Rabeiro Invierno Estela M, Ferrer Esquivel Jorge L, Moreno Martín Marta, Castro Pérez Fidel. Algunas reflexiones entorno a la formación de valores en los estudiantes de Ciencias Médicas. Rev Ciencias Médicas  [revista en la Internet]. 2007  Sep [citado  2013  Dic  12];  11(3): 18-29. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1561-31942007000300002&lng=es.

14. Castro Ruz F. Discurso pronunciado en el acto de graduación del Destacamento Pedagógico "Manuel Ascunce Domenech". La Habana: Granma; el 7 de julio de 1981.

15. Martínez Martínez Elisa. Formación de valores en el personal de la salud. Rev Cub Med Mil  [revista en la Internet]. 2001  Sep [citado  2012  Dic  13];  30(3): 190-201. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0138-65572001000300009&lng=es.

 

 


Lic. Leonel Gómez Báez. Licenciado en Educación. Especialidad Historia y Ciencias Sociales. Máster en estudios sociales. Filial de Tecnología de la Salud Simón Bolivar. Pinar del Río. Correo electrónico: leonel63@princesa.pri.sld.cu


Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.