La formación para la investigación de los estudiantes de Medicina: la brecha entre el currículo formal y el currículo oculto


Rev. Ciencias Médicas de Pinar del Río. Mayo-junio, 2016; vol 20 (3)

La formación para la investigación de los estudiantes de Medicina: la brecha entre el currículo formal y el currículo oculto

The research training of medical students: the gap between the formal curriculum and the hidden curriculum


Tomar decisiones acertadas desde el punto de vista científico en Medicina es un asunto complejo y aprender a hacerlo debe constituir uno de los objetivos de la formación del médico. Una forma de contribuir a lograrlo es integrar una completa formación teórica en Metodología de la Investigación con una verdadera correlación frente a lo vivido en la práctica médica.

El currículo médico parte de los problemas y necesidades de salud de la población y prevé la formación de un médico generalista, con aptitudes humanistas y un enfoque promocional y preventivo, teniendo como eje la salud del individuo, la familia, la comunidad y el medio ambiente, y utiliza la investigación como interfase fundamental entre la educación y la práctica médicas.

La discordancia entre teoría y práctica termina por llevar a los estudiantes a concluir que disciplinas como Metodología de la Investigación no son tan importantes en su formación , que lo visto en ellas no tiene una verdadera utilidad en la práctica profesional y que ser médico es sólo un asunto «anatomofisiológico y farmacológico». Los resultados de esta situación se reflejan luego en una gran incapacidad de los médicos para tomar verdaderas decisiones prudentes, para reconocer cuando hay un problema científico en el transcurrir del ejercicio profesional y construir mejores soluciones.

No es posible hablar de completa formación médica sin incluir en dicho proceso lo político, lo económico, lo cultural y, por supuesto, lo científico investigativo, aspectos no meramente relacionados con la medicina sino fundamentalmente constitutivos de ella.

Desafortunadamente, y sólo para referirnos a la formación en Metodología de la Investigación, la aproximación planteada en la mayoría de los casos está desvinculada de la realidad vivida en la práctica por los estudiantes. Lo frecuente es que no haya una constante integración entre ésta y los fundamentos teóricos que se dictan en las clases. Esta brecha puede generar, incluso, resultados opuestos a los deseados. Se hace necesario, por tanto, realizar una aproximación práctica de la Metodología de la Investigación, que acompañe los imprescindibles fundamentos teóricos con una integración de las experiencias de los estudiantes de Medicina dentro del desarrollo de su formación profesional.

Por un lado, el currículo formal propuesto en el pensum de la carrera se desdibuja en la práctica y, por otro, se desatiende la enorme influencia del «currículo oculto», que ejerce su influencia mediante el ejemplo que los profesores dan a sus alumnos, a través los modos de ver y de comunicar y, también, mediante la adquisición de costumbres y rituales asumidos como normales o, incluso, deseables. El término "currículum oculto", también denominado "tácito", "latente" y "no escrito", Mossop1 lo define como aquellos "mensajes comunicacionales que se establecen en las interacciones interpersonales entre docentes y alumnos, tanto en ambientes clínicos como en otros escenarios".

Estos elementos permiten observar que hay una discrepancia entre lo enseñado y lo vivido, y que para el estudiante no existe un referente concreto en el cual apoyarse, cuando existen dilemas o dudas sobre aspectos de la investigación científica de la práctica médica.

La presencia de un profesor y/o tutor cualificado en este campo durante la formación podrían contribuir a la resolución práctica de estos dilemas. De esta manera, se contaría con un referente directo y cercano para discutir y resolver las dudas que se presenten en este sentido.

Sólo asumiendo abierta y frontalmente un verdadero proceso de formación para la investigación es posible responder adecuadamente a los retos que plantea la formación de buenos médicos para Cuba y el resto del mundo, caracterizado por competencias diagnósticas, terapéuticas, comunicativas e investigativas.


REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

1. Mossop L, Dennick R, Robbe I. Analysing the hidden curriculum: Use of a cultural web. Medical Education 2013; 47: 134-43.



Guillermo Luís Herrera Miranda
: Doctor en Ciencias Pedagógicas. Profesor Titular. Especialista de Segundo Grado en Medicina Interna. Si usted desea contactar con el autor hágalo aqui




 

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.