Hacer de la calidad una herramienta imprescindible, no un objetivo deseado

EDITORIAL

 

Hacer de la calidad una herramienta imprescindible, no un objetivo deseado

 

Make quality an essential tool, not a desired goal

 

La revista transita por el año 31 de sus inicios fundacionales en momentos en que la actualización del modelo socio económico cubano avanza con anhelada confianza por cambios a favor del bien-estar de todos los miembros de la sociedad.

La salud pública, como parte indisoluble de ese proceso, se integra con las transformaciones al sistema nacional de salud dando cada vez más esforzados pasos para avanzar a partir de las experiencias acumuladas por logros y desaciertos, hacia el rescate de sus concepciones originarias principalmente, del Programa de Medicina Familiar.

La contribución de cada uno de sus actores/prestadores de servicios con la de sus beneficiarios como aportadores destacables siempre son consideradas, pues en la espera del natural deseo de avance, la historia ha confirmado, que desdeñar o pasar por alto opiniones y estados de ánimo de ambos pilares en el entorno socio cultural e institucional, no solo enlentecería sus objetivos sino que, en muchas ocasiones, distorsiona el propósito central y anula los esfuerzos con el consiguiente elevado costo en tiempo, no recuperable, y desperdicio económico.

Se trata de un proceso de reingeniería organizacional donde no es posible un descuido en la sistematicidad e integración institucional por su incuestionable valor. Un importante paso se incorpora, la acreditación de servicios e instituciones que indiscutiblemente repercutirán en la elevación de la calidad de sus servicios, y también para las ofertas a prestaciones que serán demandadas de manera exponencial en un futuro no tan lejano.

En la preparación básica de esos intentos planificados, la producción científica no puede eludir su responsabilidad, y debe avanzar con pasos seguros en sus procesos por una calidad que se adecue a los tiempos con la intencionalidad de desechar las justificaciones a la superficialidad en la interpretación del rigor científico para su ubicación en el sitio demandado por el capital humano de elevada preparación con que cuenta la sociedad.

Escuchar la diversidad de criterios sobre el tema y su propósito en el sistema de publicaciones médicas tiene un destacado papel, la rutina de trámites que demandan de su producto, requieren de una interpretación más cualitativa tanto por emisores como por receptores respecto a la calidad de acuerdo a los objetivos que las originan. Los decisores a todos los niveles que correspondan, deberán ser más valorativos de su cualidad a partir de la necesidad de origen y destino científico, y no a la mera presentación documental que culmina la formalidad de un trámite sin que constituya el verdadero cierre del ciclo investigativo.

La atesorada y respetable sabiduría colectiva de profesionales y técnicos que se desempeñan en estas tareas compartidas con usuarios en diversos roles, trabajan con acicate para consolidar esas intenciones; solos no será posible. La necesaria integración sistémica de cada elemento del amplio universo de la salud pública junto al resto de las instituciones indiscutibles aliadas estratégicas para el desarrollo social, son las encargadas de llevar adelante el propósito de hacer de la calidad una herramienta imprescindible y no un objetivo deseado.

 

Dr. Joaquín Hilario Pérez Labrador
Especialista en Administración de Salud
Director-editor
editorialpr@infomed.sld.cu

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.