Las extraordinarias perspectivas del posgrado académico: ¿desafíos o esfuerzos superados?

Belkis Ferro González

Texto completo:

HTML PDF
Imagen de portada

Resumen

La preparación para enfrentar las incertidumbres de la época, solucionar problemas del contexto socio laboral, desarrollar el conocimiento que organiza, relaciona y contextualiza los saberes para formar al profesional competente que necesita la sociedad actual, constituyen ejes de reflexión en los programas del posgrado académico en Cuba.

Centrar la atención en esos conceptos, sugiere el establecimiento de estrechas conexiones entre los fines de la Institución y los proyectos sociales, a la vez que concilia la satisfacción de necesidades de salud de la población, las capacidades del profesional y su contribución al progreso, el bienestar humano y el desarrollo sostenible e inclusivo, con la ampliación de la participación social.

En ese sentido, los programas de maestrías en la Universidad de Ciencias Médicas de Pinar del Río pautan, guían y actualizan la gestión investigativa, posibilitando valorar la pertinencia con que ejecutan su encargo social, en un proceso permanente de auto perfeccionamiento y autodeterminación de los participantes. La Maestría “Atención Integral al niño con enfermedades hematológicas crónicas”, al cierre de la primera versión de su programa, así lo acredita.

Los resultados alcanzados, constituyen sinergias que articulan: capacidad de respuesta a necesidades de salud en la atención primaria y secundaria, participación activa en los procesos universitarios e incorporación de esa dimensión de compromiso social a la gestión para el mejoramiento continuo de la calidad, signando el valor cívico-humanista y la competitividad que se logra en la formación académica.

A pesar de ello, persisten limitaciones al avance sostenido en esa área del posgrado, por la aún intransigente cultura educativa hegemónica de las Ciencias Médicas, frecuentemente tradicionalista, frágil en materia de colaboración educativa interinstitucional y resistente a la formación investigativa que define la didáctica científica desarrolladora para sus marcos curriculares.

En tal contexto, las necesarias actitudes ante los ineludibles cambios, encuentran fundamentos en las ideas de Edgar Morin, estudioso del fenómeno educativo en el siglo XXI, “la reforma de la enseñanza que conduce a la reforma del pensamiento, es el desafío de los desafíos de la educación actual”, reflexionemos al respecto: en esta idea se sustentan las extraordinarias perspectivas del posgrado académico en las Ciencias Médicas.  

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Copyright (c) 2017 Revista de Ciencias Médicas de Pinar del Río