La maestría pedagógica

ARTÍCULO ORIGINAL

 

 

La maestría pedagógica

 

Pedagogical mastery

 

 

Zobeida Estévez Estévez1, Pedro José López Rodríguez2, Regla I. Betancourt Acosta3, Armando Pujol Machin4, Reina I. Montano Castro5

 

 

1 Licenciada en Educación, Instructora. Filial Tecnología de la Salud "Simón Bolívar".
2 Licenciado en Cultura Física, Instructor. Filial Tecnología de la Salud "Simón Bolívar".
3 Licenciada en Enfermería, Asistente. Filial Tecnología de la Salud "Simón Bolívar".
4 Licenciado en Cultura Física, Instructor. Filial Tecnología de la Salud "Simón Bolívar".
5 Licenciada en Enfermería, Asistente. Filial Tecnología de la Salud "Simón Bolívar".

 

 


RESUMEN

La constante preocupación de nuestro gobierno y Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, de convertir a Cuba en el país más culto del mundo, la preocupación por una formación integral de las futuras generaciones, está estrechamente relacionada con los profesores, quienes son los encargados de hacer realidad lo anteriormente planteado. Para ello es necesario que se tenga maestría pedagógica, por lo que es objetivo de la investigación demostrar la importancia que tiene para el profesor el dominio del conocimiento sobre maestría pedagógica, para la buena marcha del proceso docente educativo. Es por ello que para la realización de este trabajo realizamos una revisión bibliográfica acerca de algunas consideraciones o aspectos de gran importancia para alcanzar la maestría pedagógica que debemos conocer y poner en práctica.

Palabras clave: EDUCACIÓN MÉDICA/métodos, ENSEÑANZA/métodos, DOCENTES, COMUNICACIÓN, EVALUACIÓN EDUCACIONAL/métodos.


 

 

ABSTRACT

The constant concern of our government and Commander-in-Chief Fidel Castro Ruz to make Cuba the most cultivated country all over the World, and the interest in the comprehensive formation of the new generations being closely related to professors who are in charge of attaining the above-mentioned goals motivated this study; thus it is necessary to develop pedagogical mastery. The aim is to demostrate how important the development of skills and knowledge in pedagogical mastery is for the good practice of teaching-educative process. To carry out this work a literature revision about some considerations or aspects of great importance in achieving pedagogical mastery was performed.

Key words: MEDICAL EDUCATION/méthods, TEACHING/methods, PROFESSORS, COMMUNICATION, EDUCATIONAL EVALUATION/methods


 

 

INTRODUCCIÓN

El maestro ha sido y seguirá siendo, no solo un portador de conocimientos, sino también un inspirador de ideas nuevas, revolucionarias y patrióticas. Su alto sentimiento de responsabilidad y del deber a la patria está muy ligado a la estrecha dependencia y la elevada consideración de que debe ser objeto por la sociedad, ganada por el cumplimiento de sus funciones y por su calificación profesional.1,2, 3

El trabajo del profesor ha de partir de una conciencia profunda, de una visión de la realidad social, clara, básica y científica. Es una labor creadora, formadora, que debe realizar convencido de esta realidad dialéctica. El maestro se forma al mismo tiempo que forma a sus alumnos, porque en estos siempre hay una renovadora fuerza.

Jamás el maestro podrá contribuir a la formación del Hombre nuevo sin romper con las concepciones pedagógicas que hayan envejecido y sin encontrar respuesta a los nuevos problemas con un espíritu revolucionario, entre ellos, el amor a la patria, al trabajo, a la humanidad; entregándose apasionada e intensamente a su tarea.3,4

En general, cada hombre, aun en sus años de vejez, nunca olvida a su primer maestro. Esto evidentemente tiene un carácter de ley, porque es el quien descubre en el niño las puertas de un inmenso mundo, el de los conocimientos y los forma con inteligencia y cálido corazón.

Pueden existir los mejores programas, que sin el maestro no tendrán éxito, de aquí se puede concluir que, este cumple una función de enorme importancia: Educar al Hombre Nuevo; para lograrlo es necesario que posea maestría pedagógica, es decir, que además de conocer las leyes de la Pedagogía, tiene que ser un Hombre inspirado, creador, con conocimientos científicos actualizados, con cierto dominio de la Psicología, lo cual garantiza el éxito pedagógico, por lo que nos propusimos demostrar la importancia que tiene para el profesor el dominio de conocimientos sobre la maestría pedagógica, para la buena marcha del proceso docente educativo, ya que teniendo presente las exigencias del nuevo modelo pedagógico que llevamos a cabo y las características de nuestros estudiantes, por las diferentes vías de ingreso, específicamente, los del curso de superación, consideramos de gran valor dar a conocer algunas consideraciones sobre la maestría pedagógica.5

Para la elaboración de nuestro trabajo realizamos una revisión bibliográfica sobre la Maestría Pedagógica, con el objetivo de demostrar la importancia que tiene para el profesor el dominio de conocimientos sobre esta, influyendo en la buena marcha del proceso docente educativo. Para ello utilizamos la búsqueda informática a través de soporte digital, la consulta de libros de textos y material de apoyo, consultas con expertos a fin de actualizar todos los elementos necesarios para obtener la maestría pedagógica en función del Nuevo Modelo Pedagógico en Tecnología de la Salud.

DESARROLLO

Cuando se estudia la experiencia de maestros en su profesión se observan cualidades que influyen en la maestría, y que al esforzarse en transmitirlas a otros pueden ser adquiridas, pero no manifestadas igualmente, lo que demuestra la complejidad de la maestría pedagógica, pero es posible lograrla, para la cual es imprescindible conocer profundamente la Pedagogía como ciencia y a la vez utilizar de forma creadora dichos conocimientos en la actividad práctica. La Pedagogía es pues, Ciencia y Arte.

Makarenco dijo: "Que la maestría del pedagogo son los conocimientos perfectos del proceso educativo, es saber dominar las habilidades y hábitos para educar correctamente a los jóvenes y conocer las leyes de la educación".6

En investigaciones psicológicas y pedagógicas se ha revelado que además de las cualidades generales del maestro hay otras cualidades especiales que caracterizan a los que poseen la Maestría Pedagógica.7

¿QUÉ ES LA MAESTRIA PEDAGÓGICA?

Maestría pedagógica es el nivel de desarrollo alcanzado por un profesor, lo que le permitirá obtener resultados superiores en el proceso de enseñanza - aprendizaje, incorporando su labor creadora y científica a la interiorización por sus alumnos, de un nivel más acabado del conocimiento, mediante la interacción de ambos y la participación activa y consciente de los educandos.

El nivel de Maestría Pedagógica guarda relación con los títulos académicos y los cursos de actualización que haya concluido el profesor, pero depende además de otros factores, sin los cuales no alcanzaría cabalmente sus propósitos, lo que se verá más adelante. Ante todo se analizará cómo debemos considerar una línea ascendente de calificación, acorde con los años de experiencia que va alcanzando el profesor.

Como concepto bastante generalizado, se considera que un graduado no comienza a aportar sus primeros resultados pedagógicos con la calidad requerida, hasta un promedio de cinco años después de titulado, durante los diez primeros años de trabajo debe procurar obtener la especialidad de postgrado, en el transcurso de 15 años quince años debe acumular diversos cursos, estudios, entrenamientos de postgrados, y posteriormente es que está en condiciones de obtener maestría pedagógica.

Esta relación que hemos explicado constituye sólo una guía y puede ser adelantada en la misma medida que el talento individual lo permita.8,9

Fases para alcanzar la Maestría Pedagógica:

Paralelamente a la obtención de títulos, existen otros indicadores que van determinado el nivel de maestría pedagógica alcanzado, en los que se encuentran el resultado del trabajo, el dominio de técnicas de maestría pedagógica, las iniciativas pedagógicas aplicadas, las investigaciones efectuadas, los trabajos presentados en eventos científicos y las publicaciones realizadas entre otras.

Esto nos permite clasificar el desarrollo de la maestría pedagógica en tres fases:

Inicio, perfeccionamiento y consolidación, donde en esta última se consolidan los resultados individuales que se obtengan en los diversos indicadores que la integran.

Durante el tiempo de preparación para profesor, como en la superación profesional, se trata de satisfacer la asimilación de los tres niveles de objetivos a lograr por los profesores, en el desarrollo de su maestría pedagógica: conocer, saber y saber hacer. El primer nivel de objetivos conocer: se refiere a los conocimientos teóricos generales y particulares que se requieran, definiendo el nivel cultural del profesor, el segundo nivel saber: se refiere al conocimiento de las ciencias aplicadas que posibilitan el basamento científico necesario para la realización de su función principal, y el tercer nivel saber hacer: tiene que ver con el dominio de la habilidades técnicas, motrices y pedagógicas, que le permitan ejercer la enseñanza en toda su magnitud.

Precisamente en el análisis del desarrollo alcanzando en estos tres niveles de objetivos por parte de los profesores, se debe basar la confección de los contenidos de los cursos y seminarios de actualización que se organicen.9,10

Maestría Pedagógica (factores influyentes)

Entre los factores que influyen en la maestría pedagógica se encuentran los siguientes:

Vocación y calidad en la formación especializada, años de experiencia en la profesión, nivel de actualización y amplitud de conocimientos generales y particulares (dominio de las experiencias de avanzada en la rama), presencia, personalidad, nivel de profesionalidad y liderazgo que alcance, prestigio que posea ante el resto del colectivo pedagógico y familiares de los alumnos, dedicación y amor por la actividad que realiza, interrelación que logre con otras asignaturas, nivel de investigaciones y estudios que realice para elevar el trabajo con estos, conocimientos de las características de las edades y particularidades psíquicas, morfológicas y funcionales de sus alumnos, nivel de investigaciones y perfeccionamiento que logre sobre los medios, métodos y procedimientos de enseñanza y sobre el desarrollo de conocimientos, habilidades y capacidades, nivel de atención a las diferencias individuales de los alumnos, dominio y aplicación de variadas formas de motivación y de vías para lograr clases más eficaces, nivel de preparación para impartir con calidad una clase.11, 12,8

¿Influye la vocación en la maestría pedagógica?

La tecnología de la Salud requiere de profesionales con una alta vocación, pues la característica intrínseca de su labor así lo demuestra. Cuando la lección del profesor se sale de lo simple tradicional y se convierte en todo un hecho pedagógico aplicado con precisión y elegancia las habilidades profesionales, e interactuando de forma activa y dinámica con sus alumnos en una rica y agradable comunicación pedagógica de donde el alumno aprenda, disfrute, y quede con deseos de continuar o que sencillamente llegue de nuevo el momento de la lección, entonces estará en mejores condiciones para que las personas evalúen con admiración el nivel profesional del docente. Cuando el profesor aprovecha al máximo no sólo el tiempo de la lección sino el horario extraescolar para profundas e interesantes conversaciones con sus alumnos, tiene ante sí muchas oportunidades de demostrar su capacidad y dominio pedagógico y la valiosa oportunidad de influir sobre los demás. Este profesor tiene muchas más oportunidades que el resto de sus colegas.13

Las habilidades profesionales.

Entre las más importantes habilidades que necesita el profesor tenemos:

Capacidad para adentrarse profundamente en la clase, sintiendo nivel de realización y satisfacción personal con lo que se hace, recursos técnicos y pedagógicos que le permitirá cumplir de diversas formas con los objetivos trazados y atemperarse a las situaciones cambiantes durante la clase; posibilidad de explotar al máximo la aplicación de cada recurso técnico o pedagógico, capacidad de comunicación e interacción profesor - alumno, que logre en la impartición de la lección, nivel de motivación, disfrute y realización que logre con sus alumnos durante la clase, dominio del metal de voz, adaptándola a cada situación y con un predominio total sobre el grupo de alumnos, posibilidad que brinde para el desarrollo del talento individual y para la atención a las diferencias individuales de los alumnos, maestría para entusiasmar a los alumnos a querer continuar el aprendizaje, y a dedicarle tiempo libre a la profundización de los conocimientos adquiridos.14,15

Aspecto más Importante de la Maestría Pedagógica

1. Carácter profundamente ideológico de la enseñanza.

Todo maestro debe tener una concepción científica del mundo, ser activo, participante en la construcción de la sociedad con los hechos y palabras, si no tiene esta condición no puede confiársele la educación de las nuevas generaciones. Su función principal es ser educador. Son los maestros los encargados de difundir entre los alumnos la política y la ideología de nuestra sociedad, para la cual necesitan elevar sus conocimientos en este aspecto, pero además, ser transmisores de las tradiciones de lucha de nuestro pueblo. Todo maestro debe estar muy actualizado en los discursos de nuestros dirigentes, sobre noticias de índole nacional e internacional, debe profundizar sus conocimientos en la línea política de la Revolución, todo maestro debe hacer suyas las palabras de nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz cuando expreso: "La ideología debe ser hábito dentro de la formación".16

2. Profundo conocimiento de los contenidos que se imparten.

La cultura es un aspecto fundamentalmente que ha de tener en cuenta el maestro, éste debe estar instruido y conocer los logros modernos de la ciencia, de modo que pueda satisfacer las demandas que la sociedad impone a su responsabilidad, debe ser investigador, tener una actitud positiva hacia la superación y constante auto superación. Un distinguido pedagogo planteó:

"El maestro vive en tanto estudia, en cuanto deja de estudiar, muere en él el maestro".16, 17

3. Conocimiento de la metodología de la enseñanza de su asignatura.

Esto incluye la habilidad de transmitirles sus conocimientos a los alumnos, la habilidad de mostrarles los objetivos y fenómenos en general, destacando en ellos lo más sustancial e importante, utilizando todos los medios de la técnica contemporánea.

El maestro experimentado no sólo conoce bien la ciencia cuyos fundamentos, enseña, sino, que los sabe elaborar pedagógicamente de acuerdo a los niveles de desarrollo de los alumnos, estudia sistemáticamente sobre la metodología de la enseñanza y siempre está al tanto de los nuevos avances de la ciencia y la técnica.

Además de transmitir los conocimientos a sus alumnos, los enseña a aprender, organiza su actividad cognoscitiva, debe dominar totalmente el arsenal de métodos y procedimientos de la enseñanza. Para esto es necesario que el maestro pueda darle un enfoque pedagógico a esos conocimientos, es decir, interpretados de una forma pedagógica y sepa con ayuda de diferentes medios y procedimientos metodológicos, despertar y desarrollar el interés de los alumnos hacia la asignatura.2, 16

4. Saber ver y comprender al alumno.

El alumno para aprender necesita sentirse seguro en el medio social donde se desarrolla, por lo que es necesario que el maestro tenga suficientes conocimientos de psicología y sepa como aplicarlos en el proceso educativo, lo que le ayuda a conocer cuáles son y cómo se satisfacen las necesidades fundamentales de los jóvenes, teniendo como premisa el protagonismo profesoral y el acompañamiento estudiantil en todas las tareas que imparta. Es indispensable que rija en su vida el siguiente principio: "El amor pedagógico requiere la conjugación del cariño, el respeto y la exigencia al alumno".17

5. Tacto Pedagógico.

Esta es una de las cualidades imprescindibles del maestro; esta cualidad se manifiesta en la habilidad de saberse comportar, saber conversar con los alumnos de forma sencilla y convincente, respetar sus méritos. El maestro debe ser cordial, afable, capaz de admitir bromas, debe reinar en él, el respeto, la sinceridad, la nobleza sin que se refleje ni un rasgo de debilidad, el orden sin la pedantería. Esto es realizar toda actividad en forma racional y constante.3

6. Cuidar la forma de hablar, de moverse y comportarse el maestro.

Todo maestro debe cuidar de su manera de hablar, de su dicción, fuerza expresiva, debe cuidar y atender su propia voz para hallar el modo adecuado de dirigirse a sus alumnos e influir en ellos. Un profesor dando vueltas por el aula distrae a los alumnos, los irrita, tampoco es recomendable estar permanentemente sentado. Makarenco dijo: "Yo me convertí en un verdadero maestro cuando aprendí a decir como es debido "ven aquí", "cuando aprendí a dar 20 explicaciones distintas a mi cara, a mi figura, a mi voz".3

7. Aplicación flexible de los medios pedagógicos.

Éstos deben aplicarse partiendo del conocimiento individual de los alumnos, de ahí la importancia de conocer la personalidad de cada uno de ellos, sus inclinaciones, sus capacidades, sus personalidades, no se puede aplicar un método para todos por igual; la empatía debe reflejarse a cada instante en la forma de actuar del profesor para con sus alumnos. Debe enseñarles el camino y dejarlos conducirse solos por él. La actitud de los alumnos hacia los diferentes medios educacionales depende en gran medida de la forma en que sean empleados por el propio educador:

Ejemplo: La palabra en dependencia de tono en que se pronuncie (severo, colérico, exigente, cariñoso, despectivo, etc.) despierta en los educandos determinadas reacciones.15, 17

8. Máxima exigencia y máximo respeto a cada alumno.

El maestro debe ser cada vez más exigente con sus alumnos porque esto permite aumentar la eficiencia de la enseñanza, pero sin faltarles el respeto, sin dañar sus intereses. Está probado que actuar con respecto hacia el alumno provoca una reacción similar de éste hacia el maestro.17

9. Ser creador.

El maestro debe poseer una actitud creadora, tener un espíritu innovador en procedimientos, recursos, técnicas, saber explicar un ejemplo muy sencillo y hacerlo de forma tal que los alumnos descubran algo para sí; para realizar esto, no sólo es preciso conocer la asignatura, sino la psicología y la pedagogía, las particularidades del pensamiento creador de los alumnos, hay que trabajar de forma creadora: un maestro creador puede explicar varias veces un mismo contenido y siempre puede hacerlo de forma distinta.12

CONCLUSIONES

Hemos planteado algunos aspectos que se incluyen en la maestría pedagógica, tema de gran importancia por lo que llegamos a la conclusión de que:

Alcanzarla debe ser la aspiración suprema del proceso enseñanza-aprendizaje. Para el dominio de cualidades que conforman la maestría pedagógica es imprescindible una superación de forma sistemática y constante a través de diferentes medios, entre ellos, la autoeducación y que cada maestro conozca y ponga en práctica cada una de las condiciones planteadas para alcanzarla.

RECOMENDACIONES

Que todos los educadores dominen y pongan en práctica las consideraciones planteadas en nuestro trabajo para que logren ser profesores con gran maestría.

Impartir preparaciones metodológicas de forma sistemática, donde se analicen cada una de las consideraciones planteadas para alcanzar la verdadera maestría pedagógica y de esta forma contribuir además a la superación de nuestros profesores.

Que nuestro trabajo sea incluido en la biblioteca para que todos los profesores tengan acceso a este.

Continuar desarrollando nuestro trabajo, ya que por su complejidad consideramos que aún nos queda mucho por abordar sobre el tema.

No se debe olvidar que en las manos del maestro se encuentra el valor de la sociedad futura, el joven, el hombre del XXI, el hombre de la nueva sociedad. Y de nosotros depende hacer realidad lo planteado por nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz,

"Hacer de Cuba el país más culto del mundo".

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Álvarez de Sayas C. Por una Escuela de Excelencia. Ciudad de La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2001.

2. Castellanos Simons B. Investigación Educativa. Nuevos escenarios, nuevos actores, nuevas estrategias. La Habana: Instituto Pedagógico E. J. Varona. 1998.

3. Domínguez L. Motivación profesional y personalidad. Material elaborado para curso de post de Maestría en Psicología Educativa. Ciudad de La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de la Habana, 2002.

4. Fariñas León G. Maestro una estrategia para la enseñanza. Ciudad de La Habana: Editorial Academia, 1995.

5. Morin E. Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Colombia: Editora UNESCO, 2000.

6. Gonzáles Rey F. La Escuela y su Papel en el Desarrollo de la Personalidad. Ciudad de La Habana: Curso 15. Pedagogía 97, 1997.

7. Cuellar A. y Gerardo R. Nociones sobre Psicología General. Ciudad de La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2000.

8. Gonzáles Soca, Ana M. y Carmen Reinoso Cápiro. Psicología. Ciudad de La Habana: Editorial Pueblo y Educación. Playa, 2002.

9. Novak J. D. y Gowin D. B. Aprendiendo a aprender. Barceló Martines Roca. 1988.

10. Novak J. D. Ayudar a los alumnos a aprender cómo aprender. La opinión de un profesor - investigador. Enseñanza de las Ciencias. Barcelona: Ediciones Martínez Roca, 1991.

11. Bernaza Rodríguez G. Orientar, reflexiones, experiencias y recomendaciones, Selección de artículos: Un proyecto para el desarrollote la personalidad. Ciudad de La Habana: ITM José Martí, 1997.

12. Rogers C. Libertad y creatividad en la Educación. 7ma reedición. México: Editorial Paidos, 1998.

13. Vygotski L. S. El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Barcelona Editora Crítica, 1993.

14. Domínguez L. Caracterización de la Personalidad. Ciudad de La Habana: Facultad de Psicología. Universidad de la Habana, 2002.

15. Zilberstein J. T. Transformación de la escuela desde una perspectiva desarrolladora. Ciudad de La Habana: IPLAC, 1999.

16. Fernández Oliva B, Nolla Cao N. La maestría pedagógica, su relación con el modelo comunicativo de la Enseñanza contemporánea. Rev Cubana Educ Med Super 2003; 17(1):5-13. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/ems/vol17_1_03/ems01103.pdf

17. Morín González C, Martín Gil JL. Rehabilitación respiratoria en la comunidad. Proposición de un método sencillo. Rev Cubana Med Gern Integr [revista en internet] 1997 [citado septiembre 2006]; 13(6):588-90. Disponible en: http://www.bvs.sld.cu/revistas/mgi/vol13_6_97/mgi12697.htm

 

 

Recibido: 31 de Marzo de 2007
Aprobado: 25 de Abril de 2007

 

 

Licenciada en Educación Zobeida Estévez Estévez. Instructora. Filial Tecnología de la Salud "Simón Bolívar".

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.