OBITUARIO: Dr. DAVID ARNÓ PÉREZ ZAGARRA

OBITUARIO

 

Dr. DAVID ARNÓ PÉREZ ZAGARRA

23 junio 1931 - 3 diciembre 2011

Nació en Antilla, en el Oriente cubano, un pueblo puerto de mar en la Bahía de Nipe, Holguín. De allí son sus raíces, aunque el árbol frondoso creció en Pinar del Río, con sus hermanas y hermano, todos integrantes de una amante, generosa y devota familia muy amada y respetada.

Desmovilizado del Ejército Rebelde, se traslada de su provincia oriental e inicia los estudios de medicina hasta su graduación en La Habana. Trabajó en varios centros de salud, entre sus primeras tareas le fue asignada la dirección del entonces Policlínico Comunitario Turcios Lima de la ciudad de Pinar del Río. En los últimos años laboró en los desaparecidos Hospital Provincial Ginecoobstétrico "Justo Legón Padilla" y el Hospital Materno Infantil "Ciro Redondo" de la carretera a Viñales, y finalmente en el Bloque Materno del Hospital Provincial General Docente "Abel Santamaría Cuadrado", todos en Pinar del Río.

Por sus condiciones humanas y el carácter afable de este hombre, médico, fue un poquito Dios en cada ocasión en que ayudó a nacer a cada nuevo ser. Por su profesión fue testigo excepcional del inicio del milagro y misterio de cada vida que con sus manos ayudó a traer al mundo.

Aquejado por un cáncer de pulmón un 3 de diciembre, Día de la Medicina Latinoamericana, su fructífera, laboriosa y fecunda vida terminó. Otro honor que la magia de la historia decidió ofrendarle al médico Arnó.

El Dr. Arnó Pérez Zagarra recibió en su larga vida innumerables reconocimientos, distinciones y medallas por sus muchos méritos poco conocidos, políticos, sociales y médicos, entre las que destacan "Medalla Combatiente de la República de Cuba"; "Medalla de la Liberación"; "Medalla Manuel Fajardo"; "Medalla 28 de Septiembre"; Medallas "40 años de Victoria" y "50 años de Victoria" y la "Medalla de Internacionalista" por sus dos misiones en Mozambique en 1991 y Bolivia en 2007.

El Dr. Arnó fue un abnegado y virtuoso trabajador de la salud pública cubana y dejó una bella familia como continuación del mismo camino de ejemplo y de virtud. Por eso es merecedor de que se le otorgue la mayor, la mejor, la más alta de las condecoraciones: La del recuerdo eterno al hombre bueno que siempre fue.

Dr. Mario Sánchez Mojarrieta

Especialista en Bioquímica Clínica.
Hospital General Docente "Abel Santamaría
Cuadrado
"
Pinar del Río

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.