Portada

Un clima organizacional acorde a las nuevas proyecciones de una universidad certificada para un servicio público de calidad

Se inicia un nuevo período académico y la universidad médica como todas las de la enseñanza superior, tiene sus propias expectativas, a partir de los planes que se elaboran estratégicamente. En las Ciencias Médicas se vinculan a los postulados promovidos desde los lineamientos políticos hasta la incorporación de las nuevas transformaciones en el sistema de salud a la luz de la actualización progresiva del modelo económico cubano para lograr los objetivos superiores lógicos propuestos.

Los números precedentes muestran a los lectores, artículos de autores del claustro universitario desde su desempeño profesoral en los escenarios docentes, manuscritos que ofrecen una visión objetiva con la identificación de las fortalezas, además de las debilidades en el proceso enseñanza aprendizaje definidas en el campo metodológico.

Es un imprescindible aspecto que como brecha, es útil conocer para el dominio por las autoridades académicas y decisoras, para conjugar las decisiones mediante un poder convocatorio, y lograr continuar el proceso, priorizando las herramientas pedagógicas adecuadas, si de veras el uso de las herramientas educacionales, como sea el componente que garantice lograr la calidad, es decir, del rigor que en este instante, demanda la institución a partir de su consideración certificativa y en proceso de re acreditación.

La imprescindible búsqueda del elemento motivante en su capital humano, el necesario clima organizacional institucional, unido a las interrelaciones sistémicas entre los actores en cada nivel docente, asistencial y administrativo, serían la garantía del éxito esperado y los convertiría en factores definitorios apoyados en una gestión comunicativa personal y abierta en los colectivos de cada área del proceso, para favorecer los pasos que a partir de los conocidos antecedentes promovidos en los principales eventos científicos y organizativos de la etapa transcurrida, desarrollen el marco político ideológico propicio para aglutinar todos los factores.

En este propósito ofrecemos el número inicial del curso académico 2015-2016 confiados de que sepamos asumir la responsabilidad que el momento nos exige, en eso estaremos juntos hasta lograrlo.

Dr. Joaquín Hilario Pérez Labrador
Director editor