2015

Portada

Vol. 19, Núm. 6 (2015)

Hacia el año 30 de las publicaciones médicas en Pinar del Río.

La culminación del proceso editorial del presente número será el inicio del año 30 de las publicaciones médicas pinareñas tras el triunfo de la revolución, impregnado entre las propuestas a sus lectores, del regocijo salubrista de compartir el anhelado reconocimiento in memoriam al Dr. Tebelio Rodríguez del Haya, y con este, a la obra del os ciudadanos que, capaces de acompañarle, nos legaron en el ejemplo de su voluntariado esfuerzo, haber logrado integrar una conciencia ciudadana a favor del bienestar y la calidad de vida de la población de la época. El trayecto transcurrido editorialmente ofrece la perspectiva del progreso que la comunidad científica pinareña, "cuna de sabios y de patriotas, hecha a la prueba y abnegación" al parafrasear el Himno de Pinar del Río, ha sido capaz de lograr en las diversas manifestaciones de las Ciencias Médicas, especialidades afines, y de otras ramas del conocimiento que participaron, aportar a la memoria histórica de Vueltabajo, compartidas como otro logro, con profesionales de diversas regiones del mundo gracias al uso de las tecnologías abiertas en Internet como merecido reconocimiento de la calidad publicada. Los logros alcanzados por los herederos de los nuevos tiempos, han hecho crecer al colectivo y colaboradores ante retos impredecibles, que en estos años supieron marchar con su época para ofrecer un aceptado espacio de socialización en niveles preferenciales de bases de datos y universidades de reconocido prestigio académico mundial. Las transformaciones de la salud pública dentro de la actualización del modelo económico cubano, están presentes en el producto que cada artículo muestra por sus actores/autores de los alcances obtenidos en el desarrollo de los servicios, la investigación, la docencia y el extensionismo de los escenarios reales. El Comité Editor desea reconocer la abnegada colaboración de profesionales y estudiantes de la salud, y de otros sectores pinareños también de otras provincias e incluso fuera de nuestras fronteras, que aceptando el rigor que la calidad impone en cada número, han mantenido la preferencia por la revista. Un año comenzará lleno de las naturales expectativas de esperanzas propias de nuestra identidad en un momento complejo de la humanidad, donde a cada cual le corresponde ser, a través de nuevos retos, estímulo en la búsqueda del bienestar en la sociedad que deseamos ampliar un ambiente de respeto, paz y armonía, por eso el deseo de un próspero y feliz nuevo año, para seguir contando con su preferencia.

 

Dr. Joaquín Hilario Pérez Labrador
Director editor

Portada

Vol. 19, Núm. 5 (2015)

Un clima organizacional acorde a las nuevas proyecciones de una universidad certificada para un servicio público de calidad

Se inicia un nuevo período académico y la universidad médica como todas las de la enseñanza superior, tiene sus propias expectativas, a partir de los planes que se elaboran estratégicamente. En las Ciencias Médicas se vinculan a los postulados promovidos desde los lineamientos políticos hasta la incorporación de las nuevas transformaciones en el sistema de salud a la luz de la actualización progresiva del modelo económico cubano para lograr los objetivos superiores lógicos propuestos.

Los números precedentes muestran a los lectores, artículos de autores del claustro universitario desde su desempeño profesoral en los escenarios docentes, manuscritos que ofrecen una visión objetiva con la identificación de las fortalezas, además de las debilidades en el proceso enseñanza aprendizaje definidas en el campo metodológico.

Es un imprescindible aspecto que como brecha, es útil conocer para el dominio por las autoridades académicas y decisoras, para conjugar las decisiones mediante un poder convocatorio, y lograr continuar el proceso, priorizando las herramientas pedagógicas adecuadas, si de veras el uso de las herramientas educacionales, como sea el componente que garantice lograr la calidad, es decir, del rigor que en este instante, demanda la institución a partir de su consideración certificativa y en proceso de re acreditación.

La imprescindible búsqueda del elemento motivante en su capital humano, el necesario clima organizacional institucional, unido a las interrelaciones sistémicas entre los actores en cada nivel docente, asistencial y administrativo, serían la garantía del éxito esperado y los convertiría en factores definitorios apoyados en una gestión comunicativa personal y abierta en los colectivos de cada área del proceso, para favorecer los pasos que a partir de los conocidos antecedentes promovidos en los principales eventos científicos y organizativos de la etapa transcurrida, desarrollen el marco político ideológico propicio para aglutinar todos los factores.

En este propósito ofrecemos el número inicial del curso académico 2015-2016 confiados de que sepamos asumir la responsabilidad que el momento nos exige, en eso estaremos juntos hasta lograrlo.

Dr. Joaquín Hilario Pérez Labrador
Director editor

Portada

Vol. 19, Núm. 4 (2015)

La gestión en el esfuerzo colectivo dentro de las funciones a asumir por la universidad

Las universidades médicas cubanas como parte de los procesos de cambio en la economía del país ejecutan en sus procesos sustantivos el papel asignado dentro de las transformaciones de la salud pública.

A partir de los Lineamientos Económicos del V Congreso del PCC y de las funciones específicas de su misión como universidad, la institución debe adoptar estrategias  que garanticen al capital humano,  afrontar el análisis para los cambios requeridos  a partir de las  necesidades identificadas en el proceso docente educativo, donde su aspecto de prioridad lo constituye  sin equívocos, el campo metodológico.

Para su claustro y por supuesto,  para sus decisores, debe tener la mayor  prioridad como conductores de los procesos donde sean inaplazables cambios en estilos de gestión  para un desempeño profesoral de excelencia y por qué no, en el gerencial a los niveles que lo demanden. Con una decisiva fortaleza, esta permitirá trazar una más efectiva planificación y un sistemático control de la toma de decisiones que, requeridas con garantía y eficiencia en el tiempo, faciliten elevar objetivamente la debida calidad de su profesorado con su proyección en el proceso docente educativo junto al investigativo extensionista que contribuya decisivamente a la calidad asistencial en sus propios escenarios con demostrada validez en el servicio a la población.

En el curso que finaliza, frecuentes planteamientos y debates sobre la correcta direccionalidad del aspecto metodológico en los programas curriculares de las carreras y departamentos, han sido identificados como potenciales debilidades que han repercutido en la calidad del proceso docente educativo.  Mostrados con valentía en eventos científicos y socializados en el actual volumen, deberán ser objeto de reflexión para convertirlos en la fortaleza que facilite implementar adecuadas medidas en la gerencia del proceso docente por sus actores como garantes de su incidencia directa en la calidad docente, asistencial, investigativa y extensionista de la organización institucional y su reflejo en la sociedad con verificable retroalimentación.

Los enfoques para hacer frente al envejecimiento de la población, en una provincia que sobrepasa la media nacional de ese indicador, sin soslayo de otros programas, añaden al venidero curso académico un comprometido acicate para una efectiva planificación con el esfuerzo colectivo dentro de las funciones ineludibles a asumir por una institución prestigiosa que cuenta con un capital humano de probada y vasta experiencia,  consciente de su rol en la preparación de egresados certificados para la satisfacción nacional y del mundo.

Dr. Joaquín Hilario Pérez Labrador
Director-Editor de la Revista de Ciencias Médicas de Pinar del Río.

Portada

Vol. 19, Núm. 3 (2015)

Trabajo metodológico: ¿tratamiento paliativo o efecto placebo?

Los recurrentes debates en el contexto de la Educación Médica, relacionados con las vías y procedimientos para perfeccionar la labor del docente en las diferentes carreras, se han centrado indistintamente en los criterios que defienden la superposición del dominio de los profesores de la ciencia que imparten, subvalorando el papel de la formación pedagógica, alcanzable por variadas vías.

Ser un especialista con un dominio profundo del contenido, realmente deviene en esencia para el logro de la efectividad del proceso de enseñanza aprendizaje, si de dar respuesta a los objetivos de la Educación Médica Superior se trata; sin embargo, la práctica pedagógica en las universidades evidencia que, no es suficiente este elemento por sí solo, cuando se demanda éxito y calidad, para una formación en la que confluyan, modo de actuación profesional y modo de actuación social.

Desde esta perspectiva, la labor de formación supone, pudiera decirse, dos profesiones: especialista en la materia de estudio que imparte y a la vez, dominio de las regularidades pedagógicas de esa labor. Lamentablemente este segundo aspecto, no siempre es priorizado, o al menos entendible las vías que posibilitan lograrlo. No basta con dictar conferencias donde se deposite de manera "bancaria" los conocimientos de la ciencia, esto no propicia compromiso con los resultados del aprendizaje de los estudiantes y descuida el desarrollo de las competencias profesionales.

¿Cómo gestionar la didáctica del proceso de formación en la Educación Médica?, el término insta a recurrir necesariamente, al trabajo metodológico, dado su valor para todos los procesos que se ejecutan en la formación médica, incluido el quehacer investigativo y extensionista con sus particularidades en el presente contexto.

Ileana María Hernández Rodríguez
Doctora en Ciencias Pedagógicas y Profesora Titular
Universidad de Ciencias Médicas de Pinar del Río
Portada

Vol. 19, Núm. 2 (2015)

El deber sagrado de brindar salud a nuestro pueblo

El sistema de salud pública provincial recibe el 57 aniversario del triunfo de la Revolución Cubana con resultados de trabajo, que son expresión de la entrega y compromiso de los trabajadores del sector de la salud en aras de asegurar el estado de la salud de la población pinareña. Durante el 2014 las acciones que se implementaron dieron continuidad al proceso de transformaciones necesarias iniciadas en el 2010, con el objetivo de elevar la calidad de los servicios con eficiencia y eficacia, haciendo sostenible los indicadores de salud en la provincia.

El desarrollo de la proyección comunitaria de las especialidades a los municipios, constituyó; como parte de la profundización de este proceso, una de las acciones que mayor impacto causó; en la población. Con apoyo de las autoridades políticas y gubernamentales en la provincia se garantizó; que desde el mes de junio y dos veces al mes, lleguen hasta los territorios los especialistas para realizar interconsultas que complementan el trabajo de los médicos generales integrales, proporcionando un diagnóstico con mayor rigor científico, y por consiguiente, se fortalece el proceso docente e investigativo en el nivel primario de salud.

Con esta acción se cumple con uno de los principios de la salud pública cubana, que es proporcionar accesibilidad a los servicios, llevando estos al pueblo y cumpliendo con derecho constitucional que versa en que la salud es un derecho del pueblo y un deber del Estado garantizarla.

DrC. Miladys Orraca Castillo, MsC.
Directora Provincial de Salud Pública.
Pinar del Río.

Portada

Vol. 19, Núm. 1 (2015)

Merecido homenaje para nuevas metas

La conmemoración del Día de la Ciencia Cubana en el campus de la Universidad Médica pinareña fue un verdadero recuento del avance que la Ciencia y la Técnica que, puestas a disposición de la búsqueda de soluciones a los principales problemas identificados en el sistema provincial de salud de la provincia, ha tenido como respuestas para el desarrollo.

La provincia, en la estratégica unidad del sistema provincial de unidades de salud y los escenarios universitarios, difícilmente separables e indisolublemente unidos, viene transitando desde hace décadas por un proceso continuo en la organización de los procesos sustantivos de la educación médica en la búsqueda de profundizar y no solo por su incremento en el número de propuestas, la cultura de la investigación con prioridades en las derivaciones hacia la calidad en la asistencia médica a la población, el uso racional de los recursos asignados y la preparación del capital humano con la capacidad necesaria para responder a las demandas de la población en la provincia, el país y donde otros pueblos lo requieran.

En estas líneas fundamentales si queremos obtener un desarrollo con sostenibilidad insertados en el mundo actual donde tecnología y capacidad de los recursos humanos transitan junto a las inevitables e imprescindibles adecuaciones para su funcionalidad desde cualquier limitación, al uso de la tecnologías de la información y las comunicaciones con amplitud de acceso y disponibilidad pero en función de las tareas derivadas de la misión asignada a la universidad, que es el sistema provincial de salud.

Dr. Joaquín Hilario Pérez Labrador.
Director Revista Ciencias Médicas de Pinar del Río


Elementos 1 - 25 de 87     1 2 3 4 > >>